Precios de las materias primas registran nuevo empuje alcista

La noticia tiene efectos ambiguos sobre la economía local, dado que la suba de precios beneficia a los productores domésticos de ciertos productos -carne y granos- pero también impacta negativamente en los bolsillos de las familias porque esos aumentos se trasladan a los valores internos.

Los aumentos del petróleo, en tanto, afectan a hogares y empresas porque presionan al alza el costo de la energía.

El saliente presidente de Ancap, Daniel Martínez, dijo a El País que en diez días la petrolera deberá analizar si sube los precios de los combustibles.

Los principales granos y el petróleo arrancaron la semana batiendo récords de precios y, aunque ayer retrocedieron, se teme que retomen la tendencia alcista.

El crudo de Texas, que en Ancap toman como referencia para fijar sus precios, superó por primera vez en la historia los U$S 100 por barril.

Ayer llegó a costar U$S 102,80, pero retrocedió hasta U$S 99,64 después de conocerse que aumentaron las reservas en EE.UU. en la pasada semana más de lo que se preveía.

El trigo, el maíz y la soja también registraron precios históricos al empezar la semana, aunque ayer bajaron. El trigo lo hizo porque se anuncian aumentos del área sembrada a nivel mundial, y el maíz y la soja porque los operadores tomaron ganancias después de los aumentos anteriores.

El operador de Agrosud en Uruguay, Fernando Villamil, comentó a El País que los factores de mercado “siguen siendo favorables a un alza de precios” de los granos.

Las subas del trigo se reflejarán a nivel local desde el próximo 1° de marzo cuando se produzca un nuevo aumento del precio de la harina del 12%, según informó El Observador el martes.

Villamil agregó que el volumen de grano que se derive a la producción de biocombustibles, sigue siendo un factor de “incidencia fundamental” en la formación del precio de los granos y se transforma en una de las “mayores incógnitas a la hora de realizar proyecciones”.

Expectativa. Fuentes oficiales dijeron a El País que los fundamentos de los precios de las commodities “son sólidos”, por lo que pueden mantenerse.

Mencionaron que esos fundamentos se basan en que hay stocks muy bajos de algunos granos. Como ejemplo mencionaron que los de trigo según el USDA, son los más bajos en términos absolutos comparables con los del año 1948.

Además, los funcionarios señalaron que hay un factor especulativo que genera una burbuja de altos precios.

Explicaron que “como los activos financieros (como hipotecas y algunos papeles) están siendo muy riesgosos, los fondos de inversión se están deshaciendo de ellos y están migrando muy fuerte hacia el petróleo y las commodities”.

De todas maneras, las fuentes agregaron que ese “efecto especulativo” podría generar después “una baja de las commodities”, si es que los fondos salen de ellos para ir hacia otros activos.

Los funcionarios consultados por El País dijeron que el problema de las commodities también afecta a Estados Unidos que sufre un “estancamiento con inflación”.

La Reserva Federal estadounidense está priorizando salir del estancamiento económico mediante el recorte de tasas, en vez de elevarlas para contener las presiones inflacionarias.