Presidente Chávez presentó plan de reelección indefinida

El mandatario venezolano presentó al Congreso, unicameral y 100% oficialista, su proyecto que incluye, además de la reelección presidencial continua, su denominado “Socialismo del siglo XXI”, cuyo alcance jamás fue completamente definido.

Luego de su reelección en diciembre, la única vez que permite el actual marco constitucional, Chávez argumentó que en la Constitución de 1999 que él mismo promovió “quedaron infiltrados muchos gazapos del viejo orden”.

Ahora Chávez, quien estrechó sus lazos con gobiernos latinoamericanos de izquierda, en particular Cuba, y con Irán y Rusia, busca reemplazar ese orden político y económico por un modelo que también denomina “socialismo petrolero”.

El plan avanza junto con programa de nacionalizaciones de industrias estratégicas -petróleo, telecomunicaciones, electricidad- gracias a una ley que en enero le dio plenos poderes para legislar por decreto durante año y medio.

La Asamblea Nacional, bajo control total del oficialismo, luego de que la oposición boicoteó las parlamentarias de 2005, tendrá dos años para la aprobación definitiva de la reforma y someterla a un referendo. Los legisladores chavistas, empero, consideran que la aprobación al proyecto no insumirá más de tres meses y la consulta popular tendrá lugar en diciembre próximo.

Apoyo. La posibilidad de una reelección indefinida -Chávez había deplorado públicamente que “el presidente de la República no pueda ser reelegido la cantidad de veces que el pueblo quiera- era hasta hace un mes lo más notorio de esta reforma, y también, lo que generaba más rechazo. Un 63% de la población rechazaba esta iniciativa en julio, según un sondeo de la firma Hiterlaces.

El presidente acusó recibo de ello, y en el último mes cambió el énfasis de su proyecto y dejó de hablar de la reelección para ir revelando a cuentagotas otros ejes del proyecto, como el Poder Popular y la denominada “nueva geometría del poder”. Como resultado, este mes el rechazo a la reforma descendió a “solo” un 54% de la población, también según Hiterlaces.

“El Estado tiene la obligación de construir un modelo de economía socialista con empresas y unidades económicas de propiedad social”, argumentó Chávez al leer pasajes del borrador; y pidió al sector privado “no asustarse” porque “podrá convivir con este proyecto” socialista.

Chávez argumenta que a los poderes públicos -Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Moral- debe sumarse “el Poder Popular”, con “los consejos comunales, los de estudiantes, de campesinos y trabajadores”, entre otros. También adelantó su intención de incorporar sus programas de asistencia social, denominados “misiones sociales”, y designar “varios vicepresidentes” para cumplir programas regionales concretos.

precedente. En 1999, Chávez realizó la primera de sus reformas constitucionales. En esa ocasión, la Asamblea General Constituyente insumió seis meses en tratar los 350 artículos de la Carta Manga Vigente. Es en base a ese antecedente que el oficialismo cree que dos meses y medio o tres bastarán en darle el visto bueno al proyecto.

A pesar que el proyecto reformará algunos artículos fundamentales de la Carta Magna, Chávez descartó convocar -como en aquella ocasión- una Asamblea Constituyente, ya que esta instancia podría abrirle las puertas a la oposición.