Presidente de Zimbabue ganó una elección sin oposición

El presidente de Zimbabue y único candidato de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, Robert Mugabe, consiguió ayer una previsible victoria con más de dos millones de votos y prometió dialogar con la oposición.
El líder de la oposición, Morgan Tsvangirai, obtuvo más de 230.000 votos a pesar de haberse retirado de los comicios cinco días antes de su celebración en protesta por la violencia desatada contra sus seguidores.

Mugabe fue investido presidente después de que la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC, por sus siglas en inglés) anunciara su victoria aplastante con más del 80% de los votos. Según estos datos, un 42,37% de la población participó en los comicios, casi la misma cifra que en la primera vuelta celebrada el 29 de marzo, aunque varias fuentes denunciaron que la Policía y los seguidores de Mugabe estaban obligando a la población a acudir a votar.

El Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) de Tsvangirai rechazó inmediatamente los resultados. “Es una farsa completa y un acto de desesperación por parte del régimen”, declaró su portavoz, Nelson Chamisa.

Poco después de asumir el cargo, Mugabe se declaró dispuesto a dialogar con la oposición. “Tengo la esperanza de que, pronto, llevemos a cabo consultas entre partidos políticos de diferentes opiniones para instaurar un diálogo serio que atempere nuestras discrepancias y desemboque en una era de unidad y de cooperación”, dijo. Pero la oposición acogió fríamente su oferta diciendo que era “difícil confiar en él”.

Su régimen desató una oleada represora contra los seguidores de Tsvangirai, o los sospechosos de serlo, tras su derrota en las elecciones generales del 29 de marzo, en las que perdió el control del Parlamento.

Tsvangirai, que por poco consigue mayoría absoluta en la primera vuelta electoral, se retiró hace una semana de la carrera por la presidencia frente a “una orgía de violencia”. Según él, 200.000 personas fueron desplazadas y 10.000 heridas y 90 miembros de su partido perdieron la vida desde la primera vuelta.

La misión de observadores del Parlamento Panafricano denunció ayer que las elecciones no habían sido “ni libres ni justas”, y pidió que se vuelvan a celebrar. Se espera que la crisis política de Zimbabue y los llamamientos internacionales para intervenir en ella centren los trabajos de los jefes de Estado africanos que se reunirán hoy en la localidad egipcia de Sharm el Sheij. (AFP y EFE)