Prevén bajar de 30% a 25% tasa de IRIC e IRA

Ese nuevo impuesto con alcance general será aplicado a partir de la entrada vigencia de la reforma tributaria, es decir, desde el segundo semestre del año 2006, y absorberá el Impuesto a la Renta de la Industria y Comercio (IRIC), el Impuesto a las Rentas Agropecuarias (30%) y otros tributos que gravan rentas menores de escasa recaudación.

Por lo tanto, todas las ganancias empresariales quedarán gravadas con una tasa uniforme, que estaría situada en el entorno del 25%, es decir, cinco puntos porcentuales menos que la que exhiben hoy el IRIC y el IRA (30%), precisaron las fuentes.

Las fuentes señalaron que la iniciativa, que supone un similar tratamiento para las rentas empresariales, se convertirá en un estímulo para la inversión a pesar de que la reducción de la tasa proyectada no es, a priori, muy significativa.

Dijeron que este estímulo será adicional al que se promoverá con la alternativa de gravar con tasas más bajas o con directamente exonerar del IRPF a la totalidad de la renta que un empresario destine a la inversión productiva, tal como lo anunció el ministro de Economía, Danilo Astori.

Los informantes agregaron que la tasa única que exhibirá el nuevo impuesto que gravará las rentas empresariales –cuya denominación está a estudio– está siendo analizada con detenimiento y sujeta a la decisión que se adopte para con la tasas progresivas que serán aplicadas para gravar con el IRPF las rentas de trabajo.

No obstante, señalaron que, en un principio, una tasa del 25% “no supondría” correr serios riesgos fiscales”, aunque adelantaron que la última palabra será dada una vez que el gobierno inicie en octubre una ronda de consultas con las cámaras empresariales y organizaciones sindicales.

“Los encuentros con todos los sectores de la actividad no serán planteados con el objetivo de llevar la reforma cerrada, sin posibilidad de modificaciones. Todo lo contrario: la pretensión será recoger sugerencias y propuestas con tal de diseñar un proyecto sólido, basado en equidad contributiva”, señaló una fuente oficial.

La fuente acotó que en la primera reunión “se estará en condiciones” de percibir “qué recepción” habrá de parte de los agentes privados con relación a las políticas que se adopten con el impuesto que gravará todas las rentas empresariales y con el IRPF, del que el gobierno sabe “que existen muchos cuestionamientos” sobre su incorporación en el sistema tributario.

Por otra parte, los informantes indicaron que si bien no hay una definición en torno a cuál será el mínimo de renta imponible que tendrá el IRPF, “ese impuesto no afectará a más del 60%” del universo de los salarios que perciben los trabajadores que hoy están afectados por el Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP). Precisamente, el IRP desaparecerá a partir de la aplicación del IRPF.