Prevén premiar al que apague la luz y ahorre

Las autoridades de UTE cruzan los dedos para que llueva y por las dudas sus técnicos desempolvan un proyecto para “bonificar” el ahorro de energía por parte de la población, según revelaron ayer a El Observador fuentes del ente. Ese “plan B” se aplicará en caso de que se profundicen los problemas energéticos que desde hoy el Ministerio de Industria y Energía pretende combatir mediante un programa de ahorro obligatorio para el Estado.
El sistema de “premiar el ahorro” estuvo a punto de aplicarse el año pasado cuando el país también enfrentó problemas de generación. No fue necesario concretarlo debido a que llovió y cambió el escenario.

Sobre el plan que se activa esta jornada, el ministro interino de Industria y Energía, Martín Ponce de León, dijo a El Observador que será “obligatorio” y “drástico” a nivel del Estado y “voluntario” para particulares.

La falta de lluvias mantiene las represas fuera de servicio, en un país en el cual 75% de la generación de energía es hidroeléctrica. Pero, los pronósticos no anuncian lluvias significativas para recuperar los embalses y el suministro se basa en importaciones desde Brasil y Argentina y del aporte de la Central Batlle. Para graficar la situación, Ponce de León aseguró que “las dos terceras partes de la energía que se consumió en abril, fue importada”.

La estrategia de las autoridades pasa por ahorrar la mayor cantidad de agua que se pueda en los embalses de las represas y utilizarlas en invierno, que se preve será “frío y seco” y, por lo tanto, implicará un mayor consumo de electricidad.

El éxito del plan de ahorro que rige desde hoy depende del comportamiento de los usuarios residenciales que representan 50% del consumo total (14% es industrial). En 2005 el plan significó un ahorro del 3% del consumo de electricidad, bastante alejado del 10% proyectado.

El sistema es estricto para dependencias públicas y llega a regular el uso de los ascensores, el apagado de luces, computadoras y equipos de calefacción. “Todas las oficinas públicas deberán cerrar a las 18 horas”, dijo Ponce de León. Para las residencias se recomienda reducir la iluminación, usar lámparas de bajo consumo y bajar a 50 grados la temperatura de los calefones, entre otras sugerencias que se darán a conocer hoy.

El vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecoechea, dijo a El Observador que el alumbrado público, “por una cuestión de seguridad” estará exceptuado del régimen.


Premios. Fuentes técnicas de UTE adelantaron que la premiación del ahorro se dará si la sequía continúa o si hay problemas con la importación. Se estudian varias formas de incentivos, como “bonificar en kilowatts” a los usuarios que logren disminuir su consumo mensual 10% respecto al mismo período de 2005. También se piensa en un sistema donde si una familia ahorra kilowatts, UTE le descuente un volumen mayor. Una tercera alternativa sería entregar tiques alimentación a los que ahorren energía, por ejemplo, equivalente a $ 200, explicaron.













Generación. Los lagos de las represas están bajos y se teme que seguirán así