Prevén situación energética complicada en el invierno

El ministro interino de Industria, Energía y Minería, Martín Ponce de León, afirmó ayer que el Plan de Ahorro Energético, permitirá ahorrar agua en las represas del Río Negro para «garantizar» en el invierno que «no habrá problemas críticos que afecten ni la calidad de vida de la gente ni el desarrollo económico del país».

En diálogo con El País y otros medios de prensa en su despacho, Ponce de León señaló que para que el plan sea efectivo tiene «particular significación lo que sucede en el sector residencial».

«Cada uno piensa que en su casa se consume poco, y es básicamente cierto, pero la suma de todas las casas del Uruguay dan el 50% del consumo de la energía. Por lo tanto, donde realmente podemos ahorrar es en las casas», agregó.

El ministro interino dijo que se prevé un invierno con poca disponibilidad energética en la región, bajos caudales en Salto Grande por lo que si no se ahorra se «corre el riesgo de gastarnos los embalses» de las represas del Río Negro.

El embalse de Rincón del Bonete puede retener agua por varios meses a diferencia de Salto Grande que solo puede hacerlo por 15 días.

El plan de ahorro tiene medidas obligatorias para el sector público y es de carácter voluntario en el sector privado. La fecha de finalización del plan es «después que haya llovido bastante», sentenció Ponce.

DEMANDA CRECIENTE. En las primeras dos semanas del año, la demanda creció 8% respecto a igual período de 2007. Según el vicepresidente de UTE, Pedro De Aurrecoechea, en Punta del Este el aumento de la demanda supera al 10%.

El pico máximo de consumo fue de 1.350 Mw/hora en lo que va de enero, mientras que el pico máximo del invierno 2007 (el momento de mayor demanda) fue de 1.685 Mw/hora.

La represa de Salto Grande tiene capacidad para generar 945 MW/hora, pero el caudal actual es un 25% del que la represa necesita para funcionar a pleno dijo De Aurrecoechea en la página web de Presidencia. Ponce de León criticó que en los períodos anteriores de gobierno no se hayan hecho las inversiones necesarias.

Señaló que el problema no tuvo visibilidad porque se confiaba en las lluvias y si no llovía en el respaldo de Argentina, con la cual hay una interconexión de 2.000 MW/hora.

Ahora Argentina tiene dificultades para abastecerse y también en el sur de Brasil hay problemas, agregó.

El jerarca expresó que el respaldo térmico era un tercio de la demanda y que ahora es de la mitad, con la inversión de Punta del Tigre, a la que se le sumarán 80 MW que funcionarán con los gases de escape de las restantes turbinas.