Prevén suba en precios de las materias primas.

El maíz y la soja rebotaron y volvieron a subir porque la reducida cosecha de cereales llevó las existencias a cerca de sus mínimos en cinco años. El crudo revirtió su tendencia por las tensiones entre Estados Unidos y Rusia.
La mayor caída en la historia de las materias primas podría estar terminando, con lo que se repetiría la tendencia bajista que se produjo en 2006 antes de que se duplicaran los precios en los siguientes 17 meses, según el índice GSCI de Standard & Poor´s. Solo que esta vez la causa son las reducciones en la oferta, más que los aumentos de la demanda.

Las restricciones en la oferta “destacan cada vez más” y eso “separará el rendimiento de las materias primas individuales”, dijo Alan Heap, analista de materias primas globales en Citigroup Inc., en Sídney. “Todavía esperamos precios más altos el año próximo y en algunos casos, el año siguiente”.

Las materias primas están en su séptimo año de avances impulsadas por la demanda de China e India y las interrupciones en los suministros mineros y agrícolas. Un rebote de las materias primas desde sus mínimos de cuatro meses podría limitar la capacidad de los directores de los bancos centrales de Estados Unidos y Europa, Ben S. Bernanke y Jean-Claude Trichet, para reducir los tipos de interés y reanimar así el crecimiento.

El petróleo está un 3% por encima de su mínimo de tres meses después de ganar un 10% por el temor a que la oferta pueda verse interrumpida por las tensiones entre Rusia y Estados Unidos sobre Georgia y el escudo antimisiles en Polonia. La OPEP podría considerar en su reunión del 9 de septiembre reducir la producción, dijo el ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, y las reservas de gasolina de Estados Unidos están cayendo. El petróleo terminó a US$114,59 el barril el 22 de agosto desde sus máximos de US$147,27 el 11 de julio, y cerró ayer a US$ 115,11.

El inversor Jim Rogers, que en abril de 2006 acertó en pronosticar que el petróleo alcanzaría los US$100 el barril y el oro los US$1.000 la onza, dijo el 23 de agosto que los precios del crudo

subirán.

“Con el curso del tiempo es un mercado alcista”, dijo Rogers, de 65 años, presidente de Rogers Holdings, en una conferencia de inversores en Kuala Lumpur. Aunque el crudo pueda caer a US$75 o subir a US$175, los precios subirán durante los próximos 10 años, dijo. El cobre, tras caer hasta un 20% desde su récord de US$8.940 la tonelada el 2 de julio, ha rebotado desde el mínimo de seis meses debido a la caída de la producción en BHP Billiton, la mayor empresa minera del mundo, y la chilena Codelco, la mayor productora.

“Aún intacto”. El maíz y la soja, que bajaron hasta un 37% desde sus máximos, subieron en las últimas dos semanas debido a retrasos en la siembra, que amenazan con reducir la rentabilidad en Estados Unidos, y por el temor a que las protestas por el impuesto a la exportación puedan interrumpir el suministro de Argentina, el segundo mayor exportador de maíz y tercero de soja. Ello tensionaría las existencias mundiales de cereales que según la Organización de las Naciones Unidas Naciones para la Agricultura y la Alimentación (FAO, en sus siglas en inglés) están en sus mínimos de los últimos 30 años.

“No creo que el boom de las materias primas haya terminado”, dijo el 21 de agosto Malcolm Southwood, analista de materias primas de Goldman Sachs JBWere Pty, en Melbourne. Las materias primas, medidas por el índice GSCI de Standard & Poor´s que incluye 24 productos, tuvo su mayor caída en 30 días el pasado 15 de agosto, descendiendo un 21% tras alcanzar un pico el 3 de julio.

El mayor fondo de pensiones de Estados Unidos, California Public Employees´ Retirement System (Calpers), continúa comprometido. Calpers, que gestiona US$239.000 millones, dijo en febrero que podría multiplicar las inversiones en materias primas por 16, a US$7.200 millones hasta 2010. (Bloomberg)