Primera entrevista televisiva de Obama fue a canal árabe.

OBAMA prometió remendar la deteriorada imagen de EE.UU. en el exterior, dañada precisamente por la controvertida invasión de Irak y las denuncias sobre torturas contra sospechosos de pertenecer a grupos terroristas. La entrevista apareció ayer destacada en el sitio de la Casa Blanca y es la nota de apertura del website del canal árabe.
«Mi trabajo es comunicar al pueblo estadounidense que el mundo musulmán está lleno de gente extraordinaria que simplemente quiere vivir su vida y ver a sus hijos tener vidas mejores», dijo Obama durante la entrevista. Y «mi trabajo hacia el mundo musulmán es comunicarles que los estadounidenses no son sus enemigos», añadió.
Obama se había referido al mundo islámico ya durante su discurso de inauguración del martes de la semana pasada, cuando desde las escalinatas del Capitolio- se declaró listo para buscar «un nuevo camino para avanzar» basado en «el mutuo interés y el respeto mutuo». Pero también había lanzado una advertencia a «aquellos líderes» musulmanes que «buscan sembrar conflicto o culpar a Occidente por los males de sus sociedades».
También la semana pasada, durante comentarios realizados en el Departamento de Estado, Obama se declaró firmemente en favor de Israel y su «derecho a defenderse» de ataques de sus vecinos.
En la entrevista difundida ayer, Obama buscó un tono conciliatorio y destacó que el viaje de su enviado especial a Medio Oriente, George Mlt-chell, significa que «no vamos a esperar hasta el final de mi administración para afrontar la cuestión de la paz entre palestinos e israelíes». «Vamos a empezar ahora», aseguró. Reconoció que «puede tomar algún tiempo» avanzar con el proceso de paz en Medio Oriente. «Creo que es posible ver un Estado palestino», estimó, pero «no puedo poner un marco temporal» para que ello se concrete.
Gran parte de la entrevista estuvo dedicada al conflicto ente israelíes y palestinos, pero el reportero interrogó también a Obama sobre Irán, en particular el desarrollo de su programa nuclear, el cual -según las potencias occidentales- tiene objetivos militares.
En el pasado, Obama dijo que no permitirá que Irán cuente con armas nucleares, pero en la conversación con Al Arabiya dijo: «Vamos a asegurarnos que usaremos todas las herramientas en poder de EE.UU., incluyendo la diplomacia, en nuestra relación con Irán».
Si bien destacó que, a juicio de Washington, «Irán actuó de maneras no conducentes hacia la paz y la prosperidad en la región», lanzando «amenazas contra Israel» y buscando «un arma nuclear que potencialmente puede activar una carrera armamentística» en Medio Oriente, dijo que «es importante» demostrar que EE.UU. «está dispuesto a hablar» con las autoridades de Teherán. Por otro, lado, Obama le pidió al rey de Arabia Saudita, Abdula, que establezca un plan de paz para Medio Oriente.
«Para nosotros es imposible pensar sólo en términos de conflicto entre Israel y palestinos sin tener en cuenta lo que ocurre en Siria, Irán, Líbano, Afganistán y Pakistán. Son cuestiones vinculadas», dijo el mandatario norteamericano.