Primera vez de líder vietnamita en EE.UU

Al sur de Los Angeles, en la localidad conocida como «pequeño Saigon», Nguyen Duc Nam frunce el ceño apenas escucha el nombre del presidente vietnamita.

«Lo odio», dice sin tapujos Nam y al ser consultado por qué, responde: «Él es un comunista».

La visita de Triet ha provocado indignación entre las personas de mayor edad del «pequeño Saigon». «¿Por qué se le tiene que permitir visitar Estados Unidos?», se pregunta Nam. «Los comunistas nos quitaron todo, son criminales».

Para Phan Ngoc Vinh, la ira es más profunda aún. «Si yo pudiera, lo mataría», comentó y agregó: «Creo que a mucha gente de aquí le gustaría verlo muerto», agregó este hombre de 47 años.

Según el censo de 2000, 1,1 millón de vietnamitas viven en Estados Unidos y alrededor de 135.000 en esta comunidad que se asentó en el condado de Orange, al sur de California, en un lugar al que bautizaron «Little Saigon», poblacionalmente el más importante fuera de Vietnam.

Para las generaciones más viejas, el régimen comunista de Vietnam sigue siendo su herida más abierta aún cuando llevan una vida entera en Estados Unidos, señaló Linda Vo, la profesora de estudios Asia-Americanos de la Universidad de California. Para ellos «estos sentimientos no sanan».

COMERCIO. Lo que sí ha sanado, al parecer, son los vínculos entre los gobiernos, enfrentados durante la guerra. El viaje del mandatario está destinado a profundizar las ya florecientes relaciones económicas y comerciales.

Nguyen Minh Triet, que se reunirá con el presidente estadounidense, George W. Bush, espera firmar en esta visita un acuerdo comercial marco que abrirá más sectores como «la industria de programas informáticos y el turismo», según la agenda.

En terrenos como la energía, los servicios financieros, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones» también podrían firmarse contratos», añadió el director de la cámara de comercio estadounidense en Hanoi, Adam Sitkoff.

Desde el final de la guerra de Vietnam, en 1975, dos presidentes norteamericanos, Bush y Bill Clinton, han visitado Vietnam, pero no ha habido viajes en sentido contrario.

Estados Unidos, sin embargo, no ha ahorrado críticas tras la reciente ola de detenciones y condenas de disidentes en Vietnam.