Primeras víctimas del bloqueo

Estos son los primeros efectos del bloqueo iniciado el lunes en Gualeguaychú. Ahora los asambleístas, más radicalizados por la aprobación del crédito del Banco Mundial a Botnia, hablan de cortar «los tres puentes» y un paquete de medidas creciente. El bloqueo del puente de Fray Bentos-Puerto Unzué se mantendrá todo el verano. Anoche los asambleístas de Colón comenzaron a evaluar la forma de cortar el puente General Artigas.

Estas medidas de lucha colocan a varias compañías uruguayas de transporte al borde del colapso. El lunes pasado, luego de conocerse la decisión de iniciar el bloqueo, los directivos de las compañías Cita, Cot y Cauvi pidieron una entrevista al ministro de Transporte, Víctor Rossi. Las dos primeras cumplen el servicio Bus de la Carrera junto a la argentina El Cóndor.

Pero la respuesta del ministro Rossi no parece ser alentadora para los empresarios. «No hay solución en la medida que la circulación esté interrumpida», dijo Rossi a El País. Y agregó que «si hubiera una solución el gobierno ya la hubiera planteado». Sin respuestas a la vista, las compañías Cita y Cot traen hoy a Montevideo a los ómnibus que cumplían hasta ahora el servicio regular.

Augusto Victorica, director de la empresa Cauvi, fue muy gráfico: «La situación es desesperante». De todas formas Victorica no suspenderá todavía el servicio a la espera de una respuesta del gobierno.

Claudia Sánchez, presidenta de la Asociación de Empresas de Transporte Carretero (Anetra) midió los alcances del piquete para el sector. Dijo que «ahora el tema no es solamente vinculado al turismo, sino a las economía de las empresas».

Por ahora, el servicio regular de transporte terrestre de pasajeros es cumplido por las compañías argentinas El Cóndor, Bus de la Carrera y General Belgrano. De todas formas, estas compañías deben recargar sus respectivos itinerarios con 400 kilómetros extras que supone el desvío del puente General San Martín.

BLOQUEO TOTAL. «Si no cambia el panorama y el gobierno no se manifiesta firme, estamos dispuestos a escrachar al presidente (Néstor Kirchner)», comentó ayer desalentado el asambleísta Juan Carlos Barrios a El País.

Esto ocurría a media tarde de ayer, cuando la noticia de Washington ya había llegado al campamento de Arroyo Verde. Para muchos fue la señal de que es el momento de «endurecer» la lucha.

El presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angelis, uno de los más activos asambleístas, no tuvo dudas del camino a seguir. «Creo que ya tenemos que pensar en cortar los puentes en Colón y en Concordia, de modo que no quede paso terrestre hacia Uruguay», sentenció.

Anoche las dos asambleas de Colón se reunieron para evaluar cómo apoyaban a sus pares de Gualeguaychú. La decisión de cortar cobró fuerza tanto entre los más moderados de la histórica Asamblea Ciudadana Ambiental, como en los más «duros» de la Asamblea Popular. El escaso número de activistas supone un problema operativo serio para mantener el bloqueo.

Al otro lado de la frontera, en Fray Bentos, la preocupación no es menor. La noticia de la aprobación del crédito, esperada por todos, se opacó por los efectos del bloqueo. Los primeros alarmados son los despachantes de aduanas. Roberto Díaz, vocero de los despachantes, pidió apoyo al gobierno. «No podemos esperar que a los muchachos de enfrente se les antoje abrir la ruta algún día», comentó, «el gobierno nos tiene que apoyar en algún proyecto que nos permita soportar tres meses sin ingresos».

Ricardo Lasalvia es uno de los fraybentinos que quedó sin trabajo luego del bloqueo del verano pasado. «Estoy indignado, me he visto seriamente afectado. Mientras los cortes de ruta nos han perjudicado al extremo, la empresa Botnia continúa sus obras, los finlandeses cobrando sus salarios, y yo sin tener nada que ver hoy estoy sin trabajo», dice con amargura.