Privados discrepan con el Ejecutivo por enfoque naval

El subsecretario de Industria, Energía y Minería, Gerardo Gadea había dicho a El País que hay 13 empresas -de las 20 que integran el cluster naval- que se presentaron para obtener la certificación de calidad Iso-9001, lo que les permitirá en un año «trabajar para Brasil».

«Uruguay tiene la posibilidad de hacer navipartes», había agregado el funcionario.

Sin embargo, desde la gremial que agrupa a las empresas privadas del sector se salió a cuestionar esa idea de negocio.

El presidente de la Cámara de Industrias Navales, Daniel de Siano dijo a El País que el negocio del sector «no creemos que vaya por el lado de las navipartes» y señaló que los privados descartan ese rubro de actividad.

Además, De Siano puntualizó que al haber una directiva provisoria del cluster -una asociación estratégica de las firmas del sector- «debe ser esa directiva provisoria quien hable por el cluster en sí».

Para el presidente de la gremial naval y también director de Tsakos Industrias Navales, la industria debe concentrarse en la construcción de barcazas y remolcadores, en reparación de barcos pero no en producir navipartes.

«Las navipartes involucran grandes componentes que requieren ingeniería y know-how que solamente tienen empresas de tamaño. Vemos que de alguna manera se ilusiona a los talleres que forman parte de la industria con participar de ese tipo de emprendimiento cuando aisladamente no tienen esa capacidad», afirmó.

«Creemos que Uruguay en lo que tiene que ver con construcción, se tiene que dedicar a la construcción de embarcaciones de porte menor, porque existe know-how, ingeniería de diseño y la capacidad (para hacerlo)», agregó.

El potencial de este negocio está -según De Siano- en que antes de la recesión se estimaba que eran necesarias unas 1.200 barcazas en la región. Es por eso que entiende que Uruguay debe prepararse para «tener la capacidad de construir, en poco tiempo, un tren de barcazas completo que está compuesto por 16 barcazas y su empujador».

El otro enfoque es en las reparaciones. El empresario expresó que «Uruguay no tiene ninguna limitación, si se realizan cierto tipo de inversiones, para reparar cualquier tipo de buque».

Señaló que incluso «hay ideas de pensar en instalar un dique de mayor porte que el que alguna empresa hoy tiene, pensando en diques Panamax o Post-Panamax que son los que permiten contemplar un mercado» de los mayores barcos que circulan por la región y hoy «no tienen lugar de varada».

De Siano también criticó la contratación de un broker en Brasil para que busque negocios. «Discrepamos en que un broker no se le contrata a sueldo, un broker es un gestor de negocios que va a comisión», indicó, aunque agregó que hay que abrirle una carta de crédito.