Privados exigen extender decreto contra ocupación.

Pese a ello, el presidente José Mujica reiteró ayer en el Consejo de Ministros que no ampliará el alcance del decreto a los privados.

«No estamos pidiendo la nulidad del decreto ni nada que se le parezca, sino al contrario, estamos pidiendo la ampliación de lo que se decretó para los lugares públicos de trabajo para los lugares privados», explicó a El País el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela.

La gremial empresarial presentó este recurso el pasado jueves 16, reclamando la aplicación de normas constitucionales como el derecho de propiedad, de libertad de comercio e industria, al trabajo de los no huelguistas, y sobre todo el de igualdad ante la ley. «Lo que estamos pidiendo es que se aplique la Constitución para todos», públicos y privados, dijo Varela.

El recurso señala que el decreto crea una «arbitraria discriminación en perjuicio del sector privado», y que va contra «el principio de igualdad».

«Lo incorrecto es que la solución allí prevista», en referencia al decreto presidencial, «se restrinja a las ocupaciones de las dependencias públicas y no contemple las ocupaciones en el sector privado. Dicho de otra forma se debió haber generalizado ese régimen y no haber adoptado el ámbito restringido» que se dispuso, dice el recurso.

A lo largo del documento, la Cámara de Comercio expone argumentos sobre la ilegitimidad de las ocupaciones de los lugares de trabajo, que no es considerada por los empresarios como una extensión del derecho de huelga, contrariamente a la posición del gobierno del Frente Amplio.

Varela abundó que mientras la huelga implica «un no hacer algo», la ocupación es un «hacer» que puede terminar incluso en «una acción de violencia».

Por otra parte, el recurso critica que el decreto no toma en cuenta que «no todos los inmuebles estatales tienen la misma importancia» y que se diferencia entre los públicos y privados que cumplen una misma tarea.

APoyo. A todo esto, el presidente Mujica volvió a marcar ayer que no se trasladará al sector privado el decreto que prohíbe las ocupaciones en el Estado, tal como había adelantado en su audición el pasado 10 de diciembre. Los dichos de Mujica fueron vistos por los ministros como una señal de apoyo al vicepresidente Danilo Astori, quien ya se había pronunciado en esa línea el miércoles 15 en un almuerzo de ADM.

En el gabinete ministerial de ayer, Mujica mencionó que los locales públicos son de la gente y no se permitirá que sean ocupados, mientras que la situación es diferente en los lugares privados, ya que se juegan cosas distintas en cada ámbito, dijeron a El País integrantes del gabinete.

Los comentarios de Astori levantaron críticas del senador nacionalista y ex presidente Luis Alberto Lacalle, que fustigó duramente al vicepresidente, al decir que se incitaba a la justicia «por mano propia».