Productividad industrial frenó crecimiento en 2009.

Empresas optaron por reducir el horario de sus trabajadores antes de expulsar personal. Rubros más afectados por la crisis fueron los que más acusaron la pérdida de eficiencia

El último año marcó un quiebre en el fuerte proceso de expansión de la productividad iniciado en el período de recuperación, posterior a la crisis de 2002. Durante el último año, el retroceso de la producción se vio acompañado por una caída de las horas trabajadas, con lo cual el valor añadido por unidad de empleo se mantuvo incambiado.
Según la medición realizada por El Observador con base en cifras relevadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la productividad del trabajo –medido a través de la producción en volumen físico y las horas trabajadas– se redujo 0,1% en la totalidad de la industria local. Al quitar la refinería de ANCAP –debido a su importancia en el producto agregado–, el sector registra un incremento de 0,1% en la medición de productividad.

Si se evalúa a partir del número de trabajadores en plantilla, la productividad del empleo se redujo 0,9% en la totalidad de la industria. La diferencia se debe a que, ante una baja en la producción en los sectores afectados por la crisis, un número importante de empresas optó por reducir las horas de trabajo a sus empleados en lugar de realizar recortes de personal.

Sectores. De los 20 rubros que componen el sector industrial, 13 registraron pérdidas de productividad durante el último año, liderados por aquellos rubros más afectados por la crisis.

Los fabricantes de autopartes cerraron 2009 con una caída de 23,4% en el valor agregado por hora trabajada. El sector ya venía de una caída –aunque más moderada– de este indicador. En 2008 la productividad de los trabajadores autopartistas cayó 3,2%.

El sector fue el más afectado por la crisis económica global en el último año por el cierre de mercados clave para la colocación de sus productos. Sin embargo, mientras que su contribución al Producto Bruto Interno (PBI) industrial se redujo 28%, las horas trabajadas por el personas cayeron únicamente 5,9%, lo que representa un incremento de los costos asociados al empleo con relación al resultado obtenido.

Otra de las pérdidas de productividad más significativas se dio en la fabricación de productos metálicos, maquinarias y equipos (-14,8%), sector que a pesar de recortar 11,5% su valor agregado, incorporó horas de trabajo en sus procesos, con un incremento de 3,8% respecto a 2008.

En tercer lugar, le siguió el sector de la madera y fabricación de productos vinculados, con un deterioro de 14,2% en el valor agregado por hora de trabajo. Este sector había registrado un crecimiento sostenido en las dos mediciones anteriores, de 9,3% en 2007 y 9,2% en 2008.

Sin embargo, la pérdida de productividad no se dio a nivel generalizado en el sector industrial. En el caso de maquinarias y aparatos eléctricos, el incremento del valor agregado por cada hora de trabajo aumentó 8,6% respecto al año anterior.

Algunos de los sectores que mejoraron en los registros de eficiencia en la utilización del factor trabajo fueron también los de fabricación de papel y productos de papel (6,3%), fabricación de derivados del petróleo y carbón (3,2%), productos de caucho y plástico (2,5%) y alimentos y bebidas (2,3%), entre otros.