Pronostican sombrío panorama para el turismo por crisis global.

La crisis financiera está asestando al turismo “uno de los peores reveses de su historia”, aseguró ayer la Organización Mundial del Turismo (OMT) al anunciar una ralentización de su crecimiento, reflejada en Francia, primer destino mundial, y en su rival en Europa, la vecina España.
Tras cuatro años de éxito, “el turismo vive uno de los peores reveses de su historia”, declaró el subsecretario general de la OMT, Geoffrey Lipman, al reconocer que “las perspectivas para 2009 son preocupantes” y que no se prevé “recuperación en el primer semestre” del año próximo.

Según la OMT, la crisis financiera ha causado una neta ralentización del crecimiento del turismo internacional, que en 2008 será de 2% y en 2009, en el mejor de los casos, nulo. En 2007, 903 millones de turistas viajaron a través del mundo, es decir, el 6,6% más que en 2006, resultado que fue superior a las previsiones.

Pese a la crisis financiera, la OMT, que depende de Naciones Unidas, mantiene sus previsiones a largo plazo y cuenta con que en 2020 se alcanzarán los 1.600 millones de turistas. Menos afectado que otros sectores, como el inmobiliario, la construcción o el automóvil, el turismo paga los platos rotos de la recesión en los países industrializados, aunque es cierto que, “cuando la actividad se reactiva, es también el primer sector que florece»” según la OMT.

Los viajes de negocios se ven especialmente afectados: las empresas, sobre todo del sector financiero y bancario, redujeron sus presupuestos, así como el número de seminarios y conferencias.

Tras un alza sostenida del 5,7% en los primeros cuatro meses de 2008 y un récord del 7% en mayo, el crecimiento del turismo internacional empezó a estancarse a partir de junio (1,5%).

En los primeros ocho meses del año, el mercado aumentó una media del 3,7% pero, según la OMT, esta tendencia se revirtió. La caída se dejó sentir especialmente en la zona Asia-Pacífico, en pleno boom hasta marzo (un aumento del 7% en 18 meses) y donde, por el contrario, los turistas internacionales disminuyeron el 2% en agosto.

La actividad en Europa también se ralentizó (el 1,7% en ocho meses), tras haber aumentado una media del 5% en los últimos dos años. Primer destino mundial, con 81,9 millones de turistas en 2007, Francia reflejó esa tendencia, pues en los primeros siete meses del año, el número de visitantes disminuyó de 0,6%. Junio y julio registraron los peores resultados, con caídas de 3,3% y 2,8%, respectivamente.

El nubarrón también se cernió sobre su principal rival en Europa, la vecina España, que sufrió un retroceso del 0,9% en nueve meses. Su peor momento se registró en julio pasado, en plena estación veraniega boreal, donde la caída de los visitantes fue del 8%.

Por el contrario, y por la debilidad del dólar, Estados Unidos atrajo a un 9,5% más de turistas desde principios de este año.

Esta misma tendencia positiva se reflejó en Oriente Medio, donde el sector ha registrado un alza del 17,3%.

Una conferencia regional de expertos y ministros de la OMT dedicada a la crisis y al medio ambiente está prevista para el domingo y lunes próximos en Charm el Cheij, la localidad costera egipcia que quiere transformarse en un destino “ecológico” siguiendo el ejemplo de Sri Lanka.

Entre las posibles recetas contra la crisis, Lipman citó “una moratoria sobre los impuestos relacionados con los viajes”.

“Los gobiernos deben darse cuenta de que no es el momento de aumentar la carga de las empresas”, recalcó el subsecretario de la OMT. (En base a AFP)