Proponen emitir letras en dólares para aliviar presión sobre divisa.

El presidente de la Bolsa de Valores, Ángel Urraburu, dijo a El País que se reunió con el titular del Banco Central, Mario Bergara, a quien propuso que se emitan Letras de Tesorería a corto plazo -uno o dos años- a una tasa de interés que sea «lo suficientemente atractiva como para que primero se cubra un bache que existe en el mercado, que es que no existen opciones de inversión de corto plazo para los dólares, y segundo para evitar que esos dólares se vuelquen a la venta y se coloquen en moneda nacional presionando a la baja al tipo de cambio».

Según Urraburu, Bergara quedó en «analizar» el tema, pero hasta el momento no ha dado una respuesta.

Para el presidente de la Bolsa de Valores, con la emisión de Letras de Tesorería en dólares -que son títulos del gobierno- se podría reducir la presión que ha venido teniendo el tipo de cambio y así también el esfuerzo de la autoridad monetario por evitar que la caída del tipo de cambio sea mayor.

«Está siendo difícil contener el precio del dólar y el sacrificio que se esta haciendo a la hora de comprar dólares es muy fuerte por lo que nos parece que el complemento de esa política puede ser, no solamente desincentivar las tasas en moneda nacional emitiendo quizás menos cantidad de letras de regulación monetaria, sino que en la otra punta habría que darle otra rentabilidad al dólar que hoy no la tiene a través de Letras de Tesorería», sostuvo Urraburu a El País.

Por lo pronto, ayer el dólar interbancario bajó un 0,46% al operarse a $ 19,729 en promedio, con el Banco Central comprando US$ 8,30 millones. Esta fue la tercera caída diaria consecutiva, algo que no sucedía desde el 28 de diciembre del año pasado.

En la actualidad no hay Letras de Tesorería en circulación. De hecho, la última emisión de Letras de Tesorería en moneda extranjera se realizó el 3 de mayo de 2006 y vencieron el 2 de mayo de 2008.

Según el presidente de la Bolsa de Valores, el costo que podría significar una medida de este tipo para el Banco Central «es menor a las tasas que está pagando en moneda nacional (por las Letras de Regulación Monetaria)».

De todas formas, según el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos y ex presidente del Banco Central, Julio de Brun, la medida no tendría muchas chances de prosperar.

«El gobierno ha tenido como prioridad extender los plazos de deuda y justamente ha dejado vencer los plazos de las letras y ha colocado a plazos más largos porque el mercado se lo permitía con lo cual parece difícil que una opción como esta prospere», dijo a El País De Brun. Por otra parte, sostuvo que la demanda que pueda haber desde los bancos es incierta, ya que ésta depende del posicionamiento que elija tener la institución financiera tanto en dólares como en pesos.

«El atractivo es para el público en general», dijo De Brun.

En este sentido, Urraburu dijo que la necesidad de invertir en el corto plazo en dólares «la siento en el escritorio todos los días y muchos de mis colegas me lo han planteado».

MERCADO. Desde que se realizó el último Comité de Política Monetaria, el 21 de diciembre pasado, el dólar aumentó 0,47% (ver gráfico).

Las perspectivas de los analistas tampoco son muy auspiciosas para lo que resta del año.

En la última encuesta de expectativas del Banco Central, los 27 analistas consultados proyectaron en mediana un precio del dólar de $ 19,75 para junio y de $ 20,20 para el cierre del año.

La plaza cambiaria local volvió a mostrar una tónica netamente vendedora en la víspera, lo que lógicamente presionó a la baja al tipo de cambio.

Con dicho descenso, la divisa redujo a 0,66% la apreciación en febrero y a 0,52% la acumulada en 2010.

El Banco República (BROU), por su parte, aumentó cinco centésimos la cotización al público hasta $ 19,45 y $ 20,05 en cada punta.

Este comportamiento dispar entre el dólar interbancario y la pizarra se debió a que buena parte de las compraventas mayoristas se realizaron sobre el nivel de cierre, es decir $ 19,70.

Sin embargo, al final de la sesión apareció el Central a efectuar sus compras, las que realizó a $ 19,75.

Dado que el BCU publica el promedio de las operaciones del día y el BROU el cierre, eso explica la suba de la pizarra y la caída del interbancario.

Por otra parte, a nivel internacional el dólar se movió con altibajos.

Respecto al euro culminó con una apreciación de 0,42% en 1,3736 dólares.

A su vez, en Brasil, principal referencia para el mercado local, la divisa cerró con un alza de 0,11% hasta los 1,849 reales.