Proponen que ministerios gestionen sus auditorías

El auditor interno de la Nación, Hugo Pose, informó a El País que se está elaborando un proyecto de ley mediante la cual la AIN pasará a tener un rol de «supervisor» de los controles que se realicen a nivel de los ministerios, entes y otros organismos públicos que están sujetos al contralor de esta dependencia del Ministerio de Economía y Finanzas.

Pose, quien asumió en su cargo el pasado 12 de julio en reemplazo de Laura Remersaro, explicó que la intención es que la AIN actúe como una «superintendencia para que cada ministerio tenga una auditoría interna y la AIN haga una tarea de supervisión de esos controles».

Actualmente, la AIN trabaja directamente en los organismos que audita. Esa labor se ve reflejada en informes semestrales que se publican en Internet y donde se analiza la información contable y administrativa, y se realizan recomendaciones sobre los aspectos a mejorar.

«De acuerdo con los recursos humanos y materiales que disponemos, es imposible que podamos cubrir en un año todo el Estado», dijo Pose.

El jerarca señaló que hay varios ministerios que ya cuentan con una auditoría interna propia, y otros que «están en vías» de tenerla.

Por ello, Pose explicó que en un primer momento, la AIN «va a tener una suerte de doble función» realizando los controles por su cuenta en algunas dependencias y cumpliendo el rol de revisión en los organismos oficiales que cuenten con su auditoría propia.

Pose indicó que la iniciativa mediante la cual se pretende modificar la modalidad de trabajo de la AIN recién está «en etapa de borrador», y una vez que esté redactada será presentada al ministro de Economía, Fernando Lorenzo.

LAVADO. Por otro lado, el auditor interno de la Nación anunció que durante su gestión se buscará dar mayor participación a la AIN en las tareas de prevención del delito de «lavado de activos».

En ese sentido, Pose resaltó que el organismo «va a empezar a trabajar fuertemente» de forma de colaborar con la Secretaría General Antilavado de Activos que depende de la Presidencia de la República.

Respecto a cuál será el rol de la AIN en cuanto a la prevención del «lavado de activos», Pose dijo que los emisores de valores deben registrar sus balances en el organismo. Entonces, en base a esa información «se van establecer los controles frente a la movilidad de los activos sobre los que tengamos la documentación y podamos examinar», explicó.

El jerarca dijo que el mercado inmobiliario, las transferencias deportivas y el juego en los casinos son tres de las principales actividades económicas que se consideran de potencial riesgo y que posibilitan maniobras de «blanqueo» de capitales.

Si bien Pose admitió que es muy complejo prevenir ese ilícito, lo importante es la «participación de todos los organismos del Estado en su prevención, de manera de minimizar los riesgos», resaltó.

El año pasado, el Parlamento aprobó la actualización de la Ley Antilavado de Activos que estaba vigente desde 2004. Entre otras cosas, la nueva legislación creó nuevos métodos de investigación, como la creación del «agente encubierto».