Públicos y pasivos sin aumento

El presidente Tabaré Vázquez inció la sesión de acuerdos ministeriales de ayer destacando la labor cumplida por Astori, a quien agradeció «su esfuerzo por mejorar la economía del país».
Asimismo, reconoció «sus éxitos haciendo mención del crecimiento de los indicadores macro», señalaron fuentes participantes de la reunión.
Las palabras del mandatario, que no recibieron aplausos de los secretarios de Estado, como ocurrió en otras oportunidades cuan-
do se refirió al canciller Reinaldo Gargano y a la ministra
Azucena Berrutti, fueron interpretadas por los informantes como «la respuesta a todos los que aseguran que el nombramiento de Enrique Rubio como director de la OPP tiene por fin recortar el poder de Astori. Vázquez dejó claro que ésa no es su intención».
En medio de un clima de tensiones internas, y en el que cada vez son más notorias las preocupaciones de cada sector del Frente Amplio por encontrar un candidato para las elecciones presidenciales de 2009, Astori presentó «la arquitectura fundamental» de la rendición de cuentas que enviará al Parlamento el 30 de abril.
Tras destacar los números favorables de la economía, el ministro afirmó que «buena parte del gasto, por diversas razones, no va a estar en la rendición de cuentas de este año», confirmando así el motivo de las preocupaciones manifestadas por legisladores oficialistas tras la reunión que mantuvieron el viernes con los ministros, en la que se les informó que el documento prevé sólo gastos para la reforma estructural del Estado.
En tal sentido, aclaró que los principales destinos del gasto previsto para 2008 son la reforma de la Salud y el Plan de Equidad, iniciativas que para la asignación de recursos deben ser aprobadas antes en el Parlamento.
El nuevo sistema sanitario implicará el desembolso de 72 millones de dólares para financiar la inclusión de los funcionarios públicos y menores de 18 años al Fondo Nacional de Salud.
En tanto, el Plan de Equidad, programa siguiente al Plan de Emergencia, se fundamentará en un nuevo régimen de asignaciones familiares que requerirá unos 70 millones de dólares. Otro gasto destacado fue la adquisición de computadoras portátiles para el programa Ceibal de Anep por 15 millones de dólares. A esto agregó que otros 100 millones de dólares que se gastarán en 2008 fueron previstos por la pasada rendición de cuentas y que gran parte de las obras de infraestrutura necesarias.