Puentes con Argentina estarán bloqueados toda la Semana Santa

Los integrantes de la Asamblea Ambiental de Concordia, que está formada por unas 70 personas, decidieron bloquear durante toda la semana el puente internacional de Salto Grande. Se suman así a la postura de los vecinos de Gualeguaychú y de Colón de aislar por tierra a Argentina y Uruguay.

El dirigente de la Asamblea concordiense, Luis Román, hizo el anuncio antes de levantar el último bloqueo. Román dijo que acamparán desde el próximo sábado a las 16.00 horas y hasta el domingo 8 de abril. «La incógnita persiste en la cantidad de gente que nos acompañará. Necesitamos por lo menos unas 60 personas», indicó.

Pasadas las elecciones provinciales y cuando hay intereses económicos en juego, los comerciantes de la región argentina de Salto Grande plantearán a gremios y autoridades su preocupación por los perjuicios que la medida de los ambientalistas traerá aparejado si «cierran» el puente.

SORPRESA. El intendente de Gualeguaychú, Daniel Irigoyen, y dos integrantes de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) participaron ayer en una movilización acuática en rechazo a Botnia. Los representantes de la CARU son el delegado Horacio Melo -fundador de la asamblea de Gualeguaychú- y Hernán Orduna, presidente de la delegación argentina. Los jerarcas llegaron hasta el puente en un vehículo oficial, marca Peugeot.

El lema de la movida era: «pruebas hidráulicas contra los piratas finlandeses». Partió desde el río Gualeguaychú y luego tomó el río Uruguay hasta llegar frente a la empresa Botnia. Los piqueteros buscaron ironizar con los ensayos que se anunciarán esta semana en la planta finlandesa.

Participaron unas 20 embarcaciones -entre yates, veleros y botes- , mientras un grupo de activistas llegó hasta el puente internacional, a tan solo cinco metros de la línea divisoria entre Argentina y Uruguay. Allí desplegaron tres banderas gigantes. Colgadas del tendido internacional, las tres pancartas expresaban el siguiente mensaje: «Fuera Botnia pirata».

La movilización se concretó antes de que Botnia anuncie esta semana el cronograma de pruebas en la planta de Fray Bentos (ver nota aparte). En principio la protesta acuática se iba a realizar de tarde pero se adelantó al mediodía para impactar con el factor sorpresa.

Una parte del documento leído ayer en el río Uruguay decía lo siguiente: «Esto es una causa nacional, como lo dijo el presidente. Una potencia extranjera se quiere apropiar de nuestro territorio y de nuestros recursos económicos, como lo hicieron con las Malvinas, el Beagle, los hielos continentales. No permitamos que nos sigan violando. Se defiende el territorio o se está del lado de Finlandia». Y agregan que «no regalarán un pedazo de nuestro país a unos gringos para que hagan un buen negocio».