«Puerto Libre» hace confiable a Montevideo

La ley de Puerto Libre funciona perfectamente y ahora estamos moviendo anualmente unas 35 mil toneladas de mercaderías gran parte de las cuales con una logística de primer nivel. Estamos distribuyendo a Brasil, Argentina y Paraguay. Y como apostamos a Uruguay estamos convencidos que nuestra empresa continuará creciendo, en un marco de mayores esfuerzos, eficiencia y competencia» . Estos fueron conceptos expresados por Dr. Jorge Seré y Licenciado Juan Seré, directores de la empresa logística Rilcomar S.A. en una entrevista que EL PAIS hizo este fin de semana sobre Logística y Puerto Libre. De la entrevista hemos recogido los principales conceptos considerando la importancia y proyección de los temas.

Rilcomar S.A. es una empresa de servicios que comenzó sus actividades en 1998 licitando el déposito 2 del puerto, cuyo plazo contractual inicial ya se cumplió, habiéndose obtenido la renovación por otro período. Es una empresa que ha hecho muchas inversiones para recuperar este viejo depósito y hacerlo funcional, entonces muy venido a menos.

La euforia inicial en cuanto a la operativa portuaria, determinó que Rilcomar comenzara a operar en franca desventaja, por ser el último depósito en ser licitado (y por esto pagó el canon más alto) y no sólo cumplió siempre con el pago del canon aun en una época de profunda crisis que sufrió el país, sino que rápidamente ajustó sus costos para ser competitivo. Así que respetuoso de las normas y los contratos, Rilcomar se transformó en un depósito modelo en el Puerto Libre de Montevideo. «Por tal motivo y por haber sido siempre respetuosos de nuestras obligaciones en momentos tan duros, seremos celosos custodios para que se cumplan todos los contratos tal como lo hicimos nosotros».

Desarrollamos una logística muy agresiva que está marcada en primer lugar por la velocidad de descarga de nuestros contenedores que exigió una fuerte inversión en tecnología para reducir los tiempos de estiba y desestiba al mínimo, una vez puesto el contenedor en la boca de nuestro depósito.

Desarrollamos por tanto, una dinámica de manejo de mercadería que permite el rápido ingreso y egreso de la misma sin que la almacenada obstruya el rápido paso de la que se está reembarcando. Esto genera beneficios para el cliente, que ve reducidos los costos por almacenaje y demoras y el armador porque recibe mas rápido los equipos a cargar o los ya vaciados (contenedores)».

Luego Seré respondiendo a nuestras preguntas dice que «este depósito, maneja anualmente unas 35 mil toneladas de mercaderías que provienen de diversas partes del mundo las que vuelven a salir a destinos diversos, mayormente hacia la región incluido Uruguay obviamente «.

EXPORTACIONES. Nosotros también distribuimos exportaciones uruguayas a través de otra empresa, consolidando los productos y mercadería hacia diversas partes del mundo. Consolidamos en nuestro depósito en coordinación con Buenos Aires, racionalizando costos y aumentando frecuencias. Esto es exportación. Pero también hacemos logística de importación, transformándonos en un centro de distribución para la región. La Ley de Puertos ha generado confianza en el exterior y gracias al régimen de Puerto Libre, el cliente puede dejar su mercadería en custodia indefinidamente en Montevideo. En Argentina en cambio, sólo puede permanecer 30 días o máximo 60 al cabo de los cuales la importa o la saca del país con solo dos fraccionamientos o de lo contrario va a remate. De hecho hemos agrandado nuestro puerto sumándole el mercado de Argentina y a su vez ellos confían en nosotros, en nuestro Puerto Libre, Zonas Francas, etc.

Refiriéndose a otros temas, Juan Seré destacó que Uruguay tiene diferentes regímenes funcionando, Puerto Libre, Zonas Francas, Depósitos Fiscales, Terminales Extraportuarias, y «creemos que eso es bueno que se mantenga así porque no todo es lo mismo y si se pretende meterlo todo en una bolsa tendría consecuencias negativas. Tal como están funcionando estos mecanismos aduaneros debemos contribuir a que convivan y compitan y dejar al cliente la opción de elegir lo que más se acomode a sus necesidades».

Un buen consejo que agrega nuestro entrevistado a estos asuntos, es que los poderes públicos eviten, buscando lo ideal, perder los notorios beneficios que ofrece el Puerto Libre.

Sobre el depósito 2 licitado por ellos, recuerda Seré que fue necesario una fuerte inversión para recuperarlo y hacerlo funcionar como tal y así se restauraron sus montacargas, se comunicaron sus plantas mediante rampas por las que hoy circulan autoelevadores, se impermeabilizaron azoteas, se instaló un sofisticado sistema de seguridad mediante cámaras de última generación, sistemas antiincendio. Mediante un tenaz esfuerzo de marketing, logramos ingresar miles de toneladas de mercaderías de nuevos clientes con el resultado que donde trabajaban en el pasado solo dos empleados públicos, hoy tenemos trabajando una plantilla de 35 funcionarios a lo que se agrega indirectamente una pandilla de 20 personas que diariamente son ocupadas en la descarga de contenedores. Después están los transportistas y todo lo que se dispara detrás de ellos como ser camiones, mantenimiento, etc.

Gran parte de nuestra plantilla de funcionarios se ha ido especializando en tareas que exigen conocimientos teóricos y que han terminando asistiendo a cursos de capacitación. Hoy día no se pueden desempeñar funciones en esta operativa si no se cuenta con una preparación de nivel internacional y ello implica informática, marketing, logística, código de barras, manejar los lectores electrónicos, mecanismos de la distribución de cargas, pedidos por internet, manejo de contenedores y sus reglamentaciones internacionales, seguros, transferencias de cargas, coordinación, etc.

En otra parte de sus comentarios referente a flujo de mercaderías en tránsito para Brasil, Jorge Seré señala que «lo importante es saber por qué la carga de un brasileño, en lugar de ir a un puerto de su país, deba pasar primero por Montevideo».

Y nosotros esto lo tenemos bien claro. Es que utilizando Puerto Libre de Montevideo, ellos acercan su mercadería a su destino final en Brasil y así pasan del puerto de origen donde quiera que sea a tan solo 7 días. La dejan en Montevideo en Puerto Libre o en cualquier otra figura que ellos elijan y cuando necesitan una parte del lote o toda, simplemente la piden a Montevideo, se embarca inmediatamente y siete días mas tarde la tienen en su depósito. Este mecanismo de comercio, tiene un fundamento financiero obviamente pero también comercial tratándose especialmente de Brasil que es un continente. Y considerando que Brasil no es un país de tránsito, estamos convencidos que Uruguay tiene instrumentos de comercio como Puerto Libre que perfectamente puede coadyuvar cómodamente con el comercio de Brasil para intensificar el movimiento de mercaderías en tránsito e incluso instalándose en Montevideo sus «trading». Así podrían aun obtener mayores ventajas. Este es el gran desafío de nosotros, y de ellos pero de seguro que este movimiento de mercaderías se podría intensificar mucho más.

Para eso, casi quincenalmente estamos yendo a Brasil para mostrar las ventajas del Tránsito por Montevideo. Pero también vamos a Miami donde tratamos de vender el Uruguay y en esa línea de trabajo agotamos los contactos. Nosotros tenemos oficinas en San Pablo, en Porto Alegre y nuestros contactos básicos son los importadores, despachantes de Aduana y los «traders». Contra la opinión generalizada, puntualiza nuestro entrevistado, los clientes no están esperandonos en la frontera para usar los puertos uruguayos, porque en principio no tienen ni idea de lo que es un puerto uruguayo y sus mecanismos jurídicos-aduaneros. Así que hay que salir a vender nuestros puertos y los beneficios que ellos ofrecen, que es recién cuando descubren que existimos. Y todo esto representa y exige mucha inversión al cabo del año y antes de hacer negocios pueden pasar años, Así que la recuperación de la inversión toma mucho tiempo, si se tiene éxito. Aquí Seré vuelve a insistir, en que hay que mantener tal como está funcionando ahora la figura de Puerto Libre, no ir a cambios porque eso quita credibilidad, confiabilidad a Montevideo, no se puede ir cambiando de sistemas jurídicos. Nosotros entendemos que la Ley de Zona Franca es una gran ley y de ahí su prestigio internacional y lo mismo la ley de Puerto Libre y ambas están funcionando exitosamente.

EL CLIENTE. Hay que destacar además un cambio cualitativo que se ha dado en los poderes públicos que intervienen en la operativa portuaria y específicamente en la ANP y en la Aduana. Independientemente del crecimiento de los recursos informáticos y del personal que los atiende, lo cierto es que hoy día en ambos organismos ha nacido el concepto de CLIENTE base para que públicos y privados trabajemos juntos por el pais.

Es así que Uruguay —agrega Sere— a pesar de las crisis que ha soportado, aun mantiene su condicion de país confiable en la región, el cliente de Argentina y Brasil lo percibe y confía que su mercadería almacenada en Montevideo y su manejo es confiable y segura. La honestidad y transparencia del país durante el proceso de crisis aguda jugaron a favor de todos.

Por último señalan nuestros entrevistados que en estos últimos tres meses se está percibiendo en su depósito un incremento del movimiento de mercaderías de tránsito. «Creemos entonces que las cosas continuaran cambiando a favor del Uruguay, y a pesar que transitamos una fuerte crisis como todos los uruguayos, seguimos apostando al Uruguay con ánimo redoblado, cada día más competitivos y eficientes».