Punta del Este espera Fin de Año sin lugar en los hoteles

Lleno total para esperar el 2005. Los 4 y 5 estrellas superan 80% de ocupación en los primeros 30 días de la temporada.

JAVIER LYONNET

Para conseguir una habitación de hotel en Punta del Este, a esta altura de la pretemporada, hay que esperar que se cancele alguna reserva. Casi todos los hoteles tienen ocupación completa hasta el 3 de enero, lo mismo que sucedió el año pasado.

Todavía se consiguen casas y apartamentos, sobre todo en los niveles medios: viviendas de dos o tres dormitorios que están entre US$ 2.000 y US$ 3.000 por el mes de enero.

Un pintor montevideano que expondrá en Punta del Este alquiló el domingo 26 un apartamento en la parada 7 por U$S 500 para la primera quincena de enero.

El presidente de la Asociación de Inmobiliarias de Punta del Este (Adipe), Alberto Prandi, dijo a El País que el 60% de la oferta inmobiliaria está colocada para las dos primeras semanas de enero de 2005. «Es un 20% más de alquileres respecto a la misma fecha del año pasado; es una cifra buena y estamos conformes a pesar del enlentecimiento del mercado en diciembre, respecto a noviembre y diciembre», indicó quien también es el designado subsecretario del Ministerio de Turismo del próximo gobierno.

Estas son las cifras que maneja la asociación que nuclea a 70 inmobiliarias desde Punta Ballena a José Ignacio. Estas firmas representan alrededor del 60% de las inmobiliarias aunque manejan una porción mayor de los negocios del rubro.

Desde apartamentos en la península a casas en las distintas paradas lucen todavía sus carteles de «Se alquila». Marcelo Gattás, de la inmobiliaria Gattás, advierte que lo que continúa disponible «es lo que estaba fuera de precio —como dijimos antes, no convenía subir los precios más de 10% 0 15%—; o lo que estaba mal presentado. O las dos cosas».

El agente afirma que su inmobiliaria colocó el 70% de lo que ofrecía por enero, y que quienes lleguen sin haber alquilado previamente no encontrarán demasiado para elegir. Lo más exclusivo, las residencias de U$S 30.000 o U$S 40.000 mensuales se alquilan con mayor anticipación.

Prandi y Gattas coinciden en que el balneario recuperó turistas que «habían dejado de venir porque consideraban que Punta del Este era inaccesible», según el presidente de Adipe.

Gattás mencionó que este año se advierten más grupos de amigos, jóvenes, y un mayor número de turistas europeos y brasileños que alquilan casas.

Si se considera que en Punta del Este y sus alrededores hay disponibilidad para una población flotante de 600.000 personas en casas y apartamentos, cerca de 400.000 personas ya aseguraron su presencia para los primeros días de enero.

La situación no es la misma para todas las inmobiliarias. J & J en La Barra, todavía tiene casas para todos los bolsillos: desde U$S 20.000 a U$S 2.500 por el mes de enero. La mayoría de las reservas que tienen no pasan del 15 de enero. «Dicen que hay mucha gente, yo no la he visto», afirmó la responsable del local.

Prandi asegura que falta completarse el nivel «medio», que habitualmente constituyen las familias uruguayas y argentinas, y que generan luego el movimiento comercial más extendido. «Ese volumen es fundamental para definir la temporada, y esperamos un movimiento interesante a partir del 3 de enero», indicó. De acuerdo al titular de Adipe, las expectativas auspiciosas tienen sus peligros: «Esa sensación de que esta iba a ser una temporada histórica pudo hacer pensar a algunas personas de ese nivel medio que no era el mejor verano para venir a Punta del Este, por más que hay una oferta muy diversa, y no turismo de élite».

Según Gattas, las casas que van quedando «se van a alquilar».

Aunque no más del 60% de las habitaciones de hoteles de Punta del Este estaba ocupada ayer, a partir de hoy la situación será distinta. A fin de año no se consiguen habitaciones en el mostrador de los hoteles, ni autos para alquilar «y si pedís un taxi te demora media hora», comentan los propios hoteleros. La disponibilidad de servicios en el balneario llega para fin de año a su punto de saturación.

Las habitaciones que pueden quedar se consiguen, básicamente, a través del Centro de Hoteles. Su presidente, Héctor Araújo, dijo a El País que en cuanto cae una reserva, ya hay interesados en esa habitación. Casi el 100% de las 13.100 camas de hotel que tiene Punta del Este estarán ocupadas a partir de mañana o el miércoles y hasta el 3 de enero.

También el año pasado los hoteles estuvieron llenos en Año Nuevo, fecha favorita de los brasileños. La diferencia es que para el 2004-2005 las reservas se confirmaron con mayor anticipación, estableció Araújo.

A partir del primer lunes del año que viene la ocupación se estabilizará en el 80%, un porcentaje alto. Esas son las perspectivas en el hotel San Rafael, por ejemplo, según el gerente Daniel Nogués. Esperan muchos chilenos y argentinos.

En el hotel Jean Clevers, para enero hay reservas del 70% y en el Mantra ya sólo se consigue febrero.