Puntos ‘poco claros’ en la reforma del agua

El ministro de Economía de un eventual gobierno de izquierda, Danilo Astori, le dijo a integrantes de la Cámara Mercantil que se queden tranquilos porque la reforma del agua no afectará sus intereses ni traerá perjuicios a las actividades productivas. A su vez, el candidato colorado Guillermo Stirling, rechazó de plano la reforma para estatizar los servicios de agua impulsada por la izquierda y que se plebiscitará con las elecciones.
En el encuentro de ayer con los empresarios, Astori se comprometió a que su fuerza política reglamentará “los puntos poco claros” que tiene la enmienda constitucional. Los integrantes de la cámara empresarial habían expresado su preocupación por la reforma del agua. En especial, hicieron énfasis en las consecuencias que su aprobación puede tener para el cultivo del arroz, la lechería y algunos rubros granjeros. La enmienda constitucional dice que la gestión de los recursos hídricos y el saneamiento deben estar exclusivamente en manos del Estado.

Astori le transmitió que se reglamentará la enmienda constitucional con la finalidad de explicitar que la norma no afectará las actividades productivas. A la salida del encuentro con los representantes de la Cámara Mercantil, aseguró a los periodistas que su sector (Asamblea Uruguay) apoya la reforma del agua y que ensobrará la papeleta por el SI conjuntamente con las listas del partido.

Otro de los temas que estuvo sobre la mesa en la reunión de ayer fue la devolución de impuestos a las exportaciones. Astori se comprometió a que el EP impulsará la prórroga de este beneficio, cuya norma que lo ampara vence en febrero de 2005.


Peor mensaje. A su vez, Stirling dijo que el plebiscito que estatiza los servicios de agua y saneamiento es “el peor mensaje” a los inversores externos.

El presidente de la Cámara Mercantil, Ricardo Seizer, aseveró que el plebiscito por el agua dará una “pésima imagen” del país hacia el exterior. En otro orden sostuvo que si bien los sectores agrupados en esta organización empiezan a sentir los beneficios de la mejora económica, aún no es posible que se traduzca en mejoras salariales. “Se va a ir aumentando a medida que las empresas tengan utilidades; es como el huevo y la gallina”, aseveró. Añadió que “está difícil” todavía, pero que los sectores están “empezando a reapuntar”.

Stirling –quien concurrió acompañado del diputado forista Alberto Scavarelli– afirmó que está “identificado” con la posición de la Cámara contraria al plebiscito por el agua. “Es el peor mensaje que Uruguay puede emitir al mundo inversor por todas las consecuencias que tiene”, aseveró.

Sobre la necesidad de mejoras salariales, el candidato colorado sostuvo que cuando una empresa “comienza a generar recursos y rentabilidad tiene la obligación ética y solidaria de ir volcando en el sector de los trabajadores esas mejoras”. Afirmó que un “empresariado inteligente” implica que al recuperarse, esas ganancias “sean compartidas con quienes le están ayudando a generar esas riquezas”.