¿Qué marcan los resultados de la última encuesta de expectativas del Banco Central?

JUAN ANDRES ELHORDOY (JAE):
El viernes el Banco Central divulgó los resultados de su última encuesta de expectativas en materia de actividad económica, tipo de cambio y resultados fiscales. La publicación era aguardada con expectativa, en particular en lo que hace a las predicciones de los analistas en materia de actividad económica. ¿Qué proyectan los analistas para este año?. La mediana de la encuesta indica una proyección de crecimiento del PIB de 1,5%, promedio anual para 2009, con un mínimo de 0% y un máximo de 3%. Para 2010, a su vez, se prevé un crecimiento de 1%.

Por otra parte, la semana pasada también se conocieron nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional para la economía mundial, que apuntan al peor desempeño desde la Segunda Guerra Mundial. Con todos estos datos, este era el tema obligado para nuestro espacio de análisis económico de hoy. En seguida, el diálogo es con la economista Tamara Schandy, de la consultora Deloitte.

Antes de entrar en las perspectivas para nuestro país que se desprenden de la Encuesta de Expectativas del Banco Central, demos una rápida mirada al panorama internacional. El Fondo Monetario señaló que prevé una caída de la producción mundial en 2009, lo que no acontecía desde hace 60 años. ¿Cómo evaluaron esa proyección?

TAMARA SCHANDY (TS):
Sin dudas la proyección del Fondo es otra pauta de la severidad de la crisis internacional. En su proyección anterior el FMI preveía una suba de 0,5% de la producción mundial, que igual reflejaba un desempeño extremadamente malo. Sin embargo, las proyecciones de numerosos analistas ya contemplaban una caída del PBI mundial para este año. La proyección del FMI de la semana pasada -con un descenso de entre 0,5% y 1%- se pone en línea con lo que manejaban otros analistas.

Lo más novedoso de la revisión del FMI, a nuestro juicio, está en la modificación de las previsiones para 2010. El FMI manejaba para 2010 un escenario de recuperación significativa de la economía mundial, con una suba del PIB de 3%. Sin embargo, la semana pasada esa proyección fue revisada sensiblemente a la baja, con una proyección de entre 1,5% y 2,5%. Si nos quedamos con el centro de ese rango (2%), la predicción del FMI apunta a una recuperación muy lenta de la economía mundial.

JAE: ¿En qué se fundamenta esa revisión a la baja de las proyecciones del FMI?

TS: El Fondo señala en su comunicado, que la recesión en las economías desarrolladas está siendo muy profunda y que se observan demoras en la implementación de un conjunto comprehensivo de políticas que apunten a la estabilización del sistema financiero.

También señala que en Europa Central y Europa del Este la crisis financiera está teniendo fuertes impactos en el sector real de la economía de esos países. A nuestro juicio, estas nuevas proyecciones resultan probablemente más realistas que las que el FMI manejaba hasta entonces.

JAE: Pasemos a Uruguay. ¿Cuánto revisaron las proyecciones para este año y el próximo los analistas consultados por el Banco Central?

TS: Para este año la mediana de las respuestas de la encuesta apunta a un crecimiento del PIB en promedio anual de 1,5%, con un valor mínimo de 0% y un valor máximo de 3%. Eso supone una revisión moderada respecto de la encuesta de febrero, cuando la mediana de las respuestas apuntaba a una suba en promedio anual de 2,3%.

Para 2010, en tanto, los analistas prevén una suba de 1% promedio anual, frente a una proyección en febrero de 2%. Quiere decir que los analistas en nuestro país están contemplando un escenario más desfavorable en relación a las expectativas de un mes atrás, y en eso seguramente incide el deterioro que se ha observado en el contexto internacional.

JAE: ¿Cómo hay que interpretar esos datos? ¿La economía uruguaya, de acuerdo a lo que consideran los analistas, ingresaría en un período recesivo? Te lo pregunto porque ustedes han señalado que esperan caídas del PIB para los próximos trimestres.

TS: En realidad, la encuesta del Banco Central solo pregunta la proyección para el promedio del año. No tenemos, entonces, información de cada trimestre de 2009. De todas maneras, los analistas están manejando según la encuesta, un cierre de 2008 de 12%. Con los datos que disponemos hasta ahora, que llegan al tercer trimestre, un cierre de 2008 de 12% dejaría un efecto arrastre de 1,8% para 2009. Eso quiere decir que si la producción se estabilizara en el nivel de cierre de 2008, la medición promedio anual en 2009 subiría 1,8% como consecuencia de la tendencia creciente que se fue observando en el transcurso del año.

A su vez, el 1,8% es algo superior a la proyección de 1,5% que surge de la mediana de expectativas. Eso nos está diciendo que los analistas contemplan algún descenso de la producción en algún trimestre, pero la magnitud de esos descensos sería muy pequeña.

JAE: Ustedes, sin embargo, prevén descensos más importantes. ¿Es así?

TS: Sí. Nosotros revisamos considerablemente nuestras proyecciones en las últimas semanas y estamos previendo caídas de la actividad en los próximos trimestres debido a varios factores.

JAE: ¿Cuáles son esos factores?

TS: En primer lugar, estamos contemplando un escenario internacional muy adverso. También estamos considerando que la actividad económica se va a contraer en los dos países vecinos. En Brasil tuvimos un descenso del PIB de 3,6% en el cuarto trimestre frente al trimestre anterior y posiblemente se observen algunas caídas adicionales.

En Argentina, los datos oficiales mostraron una suba del PIB pero datos privados, que parecen más confiables actualmente (dada la fuerte injerencia del gobierno en el Indec) pautan que la producción ya cayó de manera muy pronunciada en el cuarto trimestre (2% frente al cuarto trimestre de 2007 si utilizamos datos de la consultora Orlando Ferreres).

Finalmente, los datos de producción industrial que divulgó el INE la semana pasada marcaron una contracción significativa en enero.

JAE: ¿Cuánto cayó la producción industrial?

TS: En enero la producción industrial fue 7,5% menor a la registrada en enero de 2008. Si excluimos a la refinería de petróleo y la producción de pulpa (para dejar de lado las fluctuaciones de la empresa Botnia), la producción bajo 12,5%.

Nuestras mediciones en términos de tendencia (sacándole los factores estacionales y oscilaciones mensuales sin significación económica) nos pautan que el efecto arrastre para este año en la producción sin Botnia y sin refinería es de -7%.

JAE: ¿Y cuáles fueron las ramas más afectadas?

TS: En realidad, la contracción de la industria está siendo bastante generalizada. Nuestra estimación de tendencia pauta que llevamos seis meses de caída de la producción si, como decía recién, sacamos los factores estacionales y oscilaciones menores sin significado económico.

Por cierto, hay algunas divisiones en la industria que están siendo muy afectadas. Si tomamos, por ejemplo, los datos de enero, las curtiembres tienen una caída de 26% frente a enero de 2008; las textiles bajan más de 40%; productos metálicos, maquinarias y equipos caen 36% y fabricación de vehículos cae 50%. En los datos de enero, nuestro índice de difusión señala que el 65% de las ramas que componen la industria manufacturera mostraron bajas frente a un año atrás.

Con esos elementos, estamos previendo que en el transcurso de este año veremos varias caídas del PIB en términos trimestrales. Eso quiere decir que los niveles de cierre de 2009 serán más bajos que los estimados para el cuarto trimestre de 2008.

JAE: Concretamente, ¿qué proyección de PIB para el conjunto del año se están manejando?

TS: Nosotros estamos trabajando con una variación promedio anual nula. Esa proyección es coincidente con el mínimo de la encuesta de expectativas. Una variación nula en promedio anual supone que las caídas trimestrales absorben enteramente el efecto arrastre que dejaría el crecimiento de 2008.

De todas maneras, debemos señalar que estas proyecciones son preliminares. Esta semana el Banco Central divulgará el cierre de producción de 2008. Dará a conocer además una nueva revisión de las cuentas nacionales, que va a cambiar en alguna medida la estimación histórica de lo que fue el nivel de actividad. Probablemente esa revisión de cuentas nacionales lleve a cambios en las proyecciones promedio anual, deberemos revisar también nuestros modelos de proyección, pero de todos modos estamos aguardando un escenario de caída del PIB en los próximos trimestres.