Radicales de AEBU darán pelea hasta lograr ‘estatizar’ la banca

Alejandro Gómez es presidente de la representativa del Banco República y uno de los principales referentes de la lista radical 810 de AEBU que –junto a la lista 17– comanda un conflicto con los bancos estatales desde hace más de 50 días, que afectó severamente los servicios a la población.
Gómez, quien el miércoles se enfrentó a puñetazos con otro sindicalista por diferencias sobre la marcha del conflicto, dijo a El Observador que el objetivo último de su sector es “estatizar” la banca en el país y “romper con el secreto bancario”. Aseguró que su agrupación va a “dar pelea” hasta conseguir esas metas y que para ello busca “confrontar” al gobierno del Frente Amplio, que representa los intereses de la “clase dominante”.

Asimismo, dijo que la lista que integra pretende cambiar la correlación de fuerzas en el PIT-CNT para “sacarle el tono oficialista” que en este momento tiene la central de trabajadores.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista de Gómez con El Observador.


El presidente del BROU, Fernando Calloia, dijo que el conflicto en banca pública estaba liderado por un portero que gana $ 27 mil, refiriéndose a usted. ¿Eso es verdad?
Calloia omitió decir que en AEBU hay un Consejo de Banca Oficial que fija las medidas y yo soy simplemente el presidente de la representativa del BROU. Es cierto que mi cargo es de portero. Yo trabajaba en Salud Pública y me tuve que cambiar producto de la situación social que vive el país


¿Pero cuánto gana como portero?
Soy del escalafón más bajo y mi sueldo es de unos $ 20 mil contando todos los beneficios. El sueldo básico son $ 17.400. Estaría bueno preguntarle a Calloia por qué él cobra como gerente del banco y no como director. Lo que pasa es que como gerente cobra $ 25 mil más que como director.


¿Le parece justo hacer un conflicto por salarios con ese nivel de sueldos cuando en Uruguay un maestro o un policía ganan $ 5 mil?
Es justo pelear para que cualquier trabajador gane lo que necesita para vivir. La canasta familiar es de $ 32.500 y eso es más del promedio de lo que ganan los bancarios. Hay que tener en cuenta lo que ganan los bancos. El BROU en lo que va del año ganó US$ 145 millones y eso daría para subsidiar el presupuesto del Hospital de Clínicas durante 10 años.


Usted integra el sector radical de AEBU. ¿Atrás del conflicto hay una motivación política?
No. Nosotros la única motivación política que tenemos es la que nos da la independencia de clase que nos posiciona en la defensa irrestricta de los derechos de los trabajadores. Pertenecemos a una corriente que se define como clasista y combativa, y la consigna más fuerte que tenemos pasa por la estatización de la banca, romper con el secreto bancario y no pagar la deuda externa. De cada 100 pesos que produce el país, 21 van para pagar la deuda.


¿Le parece que en 2007 es posible plantear la nacionalización de la banca?
Sí, ese es el eje estratégico que nosotros tenemos y vamos a dar pelea para conseguirlo.


¿Pero las medidas que toman no van en contra de ese planteo porque se termina debilitando a los bancos nacionales frente a los extranjeros?
Que las medidas distorsionen circunstancialmente no tiene nada que ver con la política financiera de los bancos. El banco no corre peligro de perder a sus clientes, porque es el que tiene más respaldo en la plaza. Corre riesgo si se siguen aplicando estas políticas, si el banco sigue especulando con el dinero que tiene en Nueva York en lugar de tener un planteo social


¿Ustedes tienen la intención de desestabilizar al gobierno de izquierda para demostrar que es más de lo mismo?
No tenemos intención de desestabilizar. Es falso que para nosotros sea mejor que las cosas marchen peor, como se dice. Lo que queremos es confrontar con el gobierno para que no sigan produciéndose los mismos retrocesos que en el pasado. Es claro que este gobierno responde a la clase dominante, que es enemiga de los trabajadores.


Los bancarios se han quejado por la reforma tributaria. ¿Le parece correcto pretender zafar del IRPF cuando ustedes tienen un buen sueldo?
El eje de la discusión es otro. El gobierno con el IRPF recauda US$ 200 millones más. Se le mete la mano en el bolsillo a los trabajadores, porque el 87% de esos ingresos lo pagan los activos y pasivos, un 8% lo pagan los profesionales y el resto las empresas. Hay bancos que vienen a especular y a saquear el país y en lugar de gravarlos más se le sacan impuestos y se le dan prebendas. Nos oponemos a ese planteo por un tema de principios. Tendría que darles vergüenza decir que el 80% de los trabajadores no paga, porque eso significa que ganan menos de $ 8 mil


Usted protagonizó una pelea a golpes de puño con un dirigente de la lista 17 ¿Le parece que está a punto de quebrarse el sindicato más poderoso del país?
Las discusiones políticas en AEBU, como en el resto del sindicalismo siempre son duras. Pero para nosotros la discusión interna lo único que hace es fortalecer las posiciones.


Sin embargo hay dirigentes que sostienen que el clima interno hace imposible la convivencia entre las corrientes de opinión.
Nosotros no tenemos intención de romper el sindicato. Queremos unidad, pero para pelear, no para hacer el silencio. No estamos de acuerdo con la unidad que se planteó en la crisis de 2002 para hacer paros patrióticos, ni queremos hacerle mandados al gobierno. Queremos una unidad dentro del sindicalismo para cambiar las condiciones sociales de este país y para que los trabajadores ocupen el lugar que siempre debieron tener.


Ustedes llegaron a cambiar la delegación de AEBU que concurre al PIT-CNT ¿El objetivo es modificar la correlación de fuerzas en el movimiento sindical y desplazar a las corrientes afines al gobierno?
Sin ningún lugar a dudas. Hay aspectos como la independencia de clase, que deberían ser preponderante. Nosotros bregamos para cambiar a la central y sacarle el tono oficialista. Hay personas como Gustavo Signorelli, que nos trató de corporativistas. Me extraña que un ex integrante de un sector radical (MLN) se haya bajado hoy de todos sus principios.