Recaudación es clave para definir estrategia.

La recaudación que logre la Dirección General Impositiva en los próximos meses será clave para el gobierno. De producirse una caída en los ingresos el Ministerio de Economía prevé disparar una serie de medidas que mitiguen los efectos de la crisis.

Apenas llegado de Estados Unidos, el ministro de Economía y Finanzas, Álvaro García, dijo que la economía se encuentra en «el ojo de la tormenta» y por tanto «no se pueden tomar medidas apresuradas».

«Ante la volatilidad de precios y de los mercados que no sabemos cómo van a reaccionar no tiene sentido tomar medidas. De hecho, en este momento constituiría un error muy grave tomar decisiones sin esperar a ver cómo decanta. Estamos en una situación de monitoreo», explicó.

Pero aclaró: «No somos tontos y sabemos que la crisis es profunda por eso vamos a seguir monitoreando las previsiones (de flujo de fondos) y si estas cambian tomaremos medidas». El ministro dijo que «tenemos claro» que en el futuro el nivel de actividad se puede ver «afectado» y por consiguiente también la recaudación. En este sentido, recalcó que si el nivel de ingresos disminuye «se tomarán medidas».

Un punto a favor que permite tener cierto margen de maniobra, según García, es que el comercio se encuentra diversificado, lo que ayuda a disminuir las posibilidades de caída de ventas al exterior. En este sentido, dijo que en Washington mantuvo reuniones de corte comercial con representantes de Emiratos Árabes Unidos que abren «importantes perspectivas a nivel comercial» pese a estar en tiempos de crisis.

Pese a que la caída de los precios de los commodities afectará los ingresos de los exportadores y productores locales, en Economía ven también como factor positivo el hecho de que permitirá «alinear las metas de inflación» dado que se estará «importando deflación a nivel de precios internacional», dijo el número dos de la cartera, Andrés Masoller.

Asimismo, los funcionarios de Economía sostuvieron que Uruguay «se encuentra prefinanciado hasta 2010» y que se trabaja en los flujos de reservas (ver nota aparte) con los organismos internacionales para garantizar liquidez en caso que el país la precise.

«Si la crisis encontrara a Uruguay en una situación mala tendríamos que tomar las medidas ahora pero no es el caso», dijo García. Y agregó: «Estamos ante una crisis profunda en la que se han tomado medidas profundas y absolutamente extraordinarias. Pero los cambios no van a ser inmediatos y los efectos tampoco».

Masoller reforzó que se cree «que la economía uruguaya está en una situación de fortaleza muy importante y (la crisis) nos encuentra con fundamentos sólidos en materia fiscal como en materia productiva».

AJUSTE. Las visiones de los economistas de la oposición no son tan auspiciosas.

Los economistas Isaac Alfie y Julio De Brun advirtieron esta semana de la necesidad de que el gobierno concrete un ajuste fiscal que permita reducir el gasto proyectado en la Rendición de Cuentas y así se mitiguen los efectos de un ajuste más brusco en el futuro.

Masoller, salió al cruce ayer de esos comentarios y dijo que se trata de declaraciones «alarmistas». Sostuvo que si bien se prevé que la crisis impacte en un menor crecimiento respecto de los niveles actuales, «de ninguna forma creemos que estaremos en una situación crítica».

El subsecretario hizo énfasis en que el gasto público que se proyectó en la Rendición de Cuentas «está totalmente financiado» y aclaró que las previsiones «ya suponían un escenario de desaceleración de la economía uruguaya» con lo que las expectativas de ingresos eran «conservadoras».

Además, dijo que los resultados del gobierno «son los mejores en los últimos 30 o 40 años» y aclaró que «los únicos desvíos» que se pueden observar corresponden a los «desequilibrios» que les generó los problemas de abastecimiento de la demanda energética.

Molesto por las declaraciones, García también comentó ayer que «sería bueno que dijeran cuál va a ser y cómo se realizaría (ese ajuste fiscal)» y recalcó que el incremento del gasto ha sido para educación, salud, seguridad e infraestructura. Parafraseando al secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dijo que «es tan importante la estabilidad social como la económica».

FUTURO. Aún previendo ciertos impactos en el nivel de actividad por efecto de la crisis internacional, en Economía no realizarán una modificación de las proyecciones de crecimiento para este año.

El ministro dijo que «por el momento» no se prevé modificar la meta de crecimiento para 2009, que ratificó será de 4,5%. A su vez, confirmó que este año la economía crecerá 9,5%.

Pese a que se mantenga el crecimiento, el ministro sostuvo que será «difícil» generar un cambio en los niveles de desempleo porque ya se alcanzó los niveles estructurales. Pese a ello recalcó la importancia de involucrar a empresarios y trabajadores en el «desarrollo de proveedores nacionales para inversiones grandes».