Reclaman confianza y objetivos claros

Del curso de las exposiciones surgió que las demandas sindicales en materia de mejoramiento del salario chocaron con las advertencias de los empresarios en cuanto a poner en claro que este sector es el que «genera la riqueza» y que antes de pensar en cómo distribuirla, hay que obtenerla.

Los empresarios Julio Lacarte Muró (Cámara de Comercio) y Ruben Ordoqui (Cámara de Industrias) pidieron certezas al gobierno. Le reclamaron que muestre «una orientación clara» y dijeron que desde que se instaló esta administración ha habido «dificultades diversas para que el relacionamiento se pueda encauzar de forma predecible». Reclamaron «confianza y credibilidad entre las partes».

Se mostraron «abiertos» a discutir con el gobierno «otras fórmulas jurídicas de relaciones» entre los sectores que componen la producción nacional, para que los empresarios puedan hacer «previsiones de inversión» y los trabajadores tengan «estabilidad» y «remuneración adecuada y digna» por su esfuerzo.

Lacarte Muró aclaró que la organización que encabeza «está deseosa de concertar y negociar», pero reclamó «paz laboral» para poder avanzar en el planteo de Uruguay Productivo.

INFORMALIDAD. Como a los empresarios, a los trabajadores les preocupó sobremanera el informalismo y la orientación de la inserción internacional del país. El representante del Pit-Cnt Juan José Ramos pidió «atacar» a la actividad informal, aunque se cuidó de aclarar que no se desea que desaparezca en atención al lado social que engloba.

Ramos pidió que en lo internacional «se diga claramente adónde va el país», más allá de su conformidad o no con el rumbo tomado. Previno que el acuerdo o desacuerdo con determinados mercados derivará en la «supervivencia» o «extinción» del sector involucrado en esa negociación.

Pero el dirigente sindical Juan Castillo concentró la atención de los presentes por la severidad de sus juicios. Pidió «continuidad» en el trabajo por la producción y el empleo y recordó que el año pasado se llamó a dos instan- cias de este tipo pero no hubo «un ámbito» donde «volcar propuestas».

Vinculó la justicia social al planteo oficial de Uruguay Productivo, y pidió que «efectivamente aparezcan» los puestos de trabajo que «hacen falta».

Pero Castillo amplió sus reclamos al ministro Astori, al decirle que «no tenemos claro cómo se ha renegociado la deuda externa». Dijo que atenta contra las posibilidades de empleo que los recursos se envíen a los organismos de crédito. Pidió que se destine una parte de esos montos a reactivar el mercado interno.

Planteó que en el caso de la reforma del Estado quieren intervenir y no quedar afuera de una discusión sobre este tema, como así tampoco dejar de ser informados sobre las negociaciones que se abrirán con Estados Unidos para mejorar el comercio.

Su colega del Pit-Cnt Richard Read volvió con el problema del informalismo como dificultad para el empleo y le pidió al gobierno que «actúe». Read sostuvo que de la reunión de ayer esperaban «deberes» y no «discursos» del gobierno y los empresarios.