Reforma criticada por gremios y avalada por los empresarios

Los más críticos fueron los propios trabajadores públicos, sobre quienes impactará directamente la reforma. El presidente del sindicato del BPS, Adolfo Bertoni, cuestionó que se deje afuera a los funcionarios de la discusión y que se tome solo como punto de mira el aspecto funcional, desconociendo otros males que tiene el Estado. Sin embargo, se mostró favorable a las reformas. “¿Hay que reformar el Estado? La respuesta es un sí grande como una casa”, dijo, a la vez que pidió una “autocrítica” al movimiento sindical.

Pero el punto de quiebre fue la intervención del abogado Daniel Ferrere, en la que mostró sus ideas de reforma presentadas al presidente José Mujica. Esto molestó en especial a los sindicalistas, no tanto por las ideas de Ferrere, sino porque el presidente eligiera escucharlo a él y no a los sindicatos.

El abogado dijo que Mujica escuchó todas sus ideas y –aunque no tiene la certeza de que se aplicarán aceptó la gran mayoría.

Y a la hora de hablar los representantes de los trabajadores, Mujica fue fuertemente cuestionado. Se habló de ambigüedades, se criticó que el borrador fuera puesto en conocimiento de la sociedad entera antes que de los trabajadores y que haya consultado a Ferrere para elaborar el texto.

Desprestigio. Además, los dirigentes insistieron en exponer su molestia por la “campaña de desprestigio” que sienten que el gobierno lleva adelante contra ellos.

Por esto, el dirigente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), Joselo López, llamó a los trabajadores a enfrentar a quienes los critican. “Hay que organizarse para dar pelea: la figura del funcionario está siendo bastardeada. Hubo palabras del presidente de la República, del vicepresidente, del ministro de Trabajo y de todos los actores del Poder Ejecutivo donde lo que hacen es denostar al funcionario público”, señaló.

En el mismo sentido se manifestó el dirigente de Secundaria, José Olivera, quien señaló que a pesar de haber coincidido antes de las elecciones en cuestiones programáticas con el gobierno, “ahora hay una campaña sistemática de desprestigio del movimiento sindical y los trabajadores en su conjunto”.

Agregó que se da “un proceso de legitimación a otros que no se sabe a quién responden, para expresar el proyecto del capital”.

La tele. Los trabajadores también criticaron al gobierno por dar el debate en los medios. “Hay una suerte de enamoramiento que generan las luces de la televisión que hace que se hable allí de la negociación. No es válido, no es serio y genera desconfianza. No tenemos las mismas posibilidades que el Poder Ejecutivo de salir en la televisión, y en eso nos van a ganar, lo que no quiere decir que tengan razón”, advirtió el representante de la Mesa de Entes, Gabriel Portillo.

En el debate de la mañana estuvieron además de Bertoni y Ferrere, la asesora de la Cámara de Comercio, María Dolores Benavente, el asesor de la Oficina Nacional de Servicio Civil, Gustavo Nisivoccia, el abogado del PIT-CNT, Mario Pomatta, y el docente de Economía Antonio Elías. Por la tarde, además de esos panelistas, participó el dirigente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, y el integrante del departamento de Ciencia Política de la Universidad de la República, Pedro Narbondo.

El más duro con la propuesta de Mujica fue Pomatta. “Dan ganas de meterse en un pozo cuando se escuchan algunas cosas”, dijo el asesor sindical. Criticó que se planteen cosas y que “no hay una visualización hacia dónde se va”. Benavente aseguró que el borrador oficial es “tímido”, pero compartió algunas de las líneas estratégicas que se plantean en el texto.