Reforma tributaria producirá un salto de ingresos públicos

Con el aumento de 1,1% de los egresos estatales —sin incluir los pagos de intereses de la deuda externa— entre este año y 2009 el resultado fiscal primario habrá aumentado 0,5% pasando del 3,5% al 4% del PIB.

RENTAS. El incremento de los ingresos públicos previsto vendrá por el lado del aumento de la recaudación de la DGI —que incluye la mejora en la gestión del organismo e ingresos adicionales por la reforma tributaria—más el incremento del producido por el impuesto a los sueldos (IRP), lo que se explica por la suba de los salarios reales proyectada, la que el gobierno estima de entre 18% y 20% a lo largo del quinquenio.

Si bien Economía estima que la recaudación de la DGI mostrará una senda creciente a lo largo de todo el período de gobierno desde niveles de 0,5% del PIB el año próximo hasta el 1% del producto al final de esta administración, los técnicos del gobierno esperan que el mayor salto de esos ingresos se produzca en 2007.

Según las proyecciones entregadas al Parlamento la recaudación de la DGI más la del IRP pasará de 17,6% del PIB el año entrante a 18,4% en 2007. Es dable suponer que buena parte de ese aumento se explique por la puesta en práctica de la reforma tributaria, que el Ejecutivo pondrá a consideración del Parlamento en los primeros meses de 2006 y que se espera que esté vigente ese mismo año. Al justificar esa mejora el proyecto de ley de presupuesto explica que la reforma tributara buscará no sólo mejorar la equidad sino también mejorar la eficiencia de la recaudación simplificando la actual estructura impositiva.

Por el contrario la recaudación del Banco de Previsión Social (BPS) se mantendrá estable a lo largo del período en un nivel de alrededor del 4,8% del PIB.

BAJA. Mientras tanto, los ingresos generados por los gravámenes al comercio exterior irán cayendo paulatinamente desde niveles de 1,3% del producto este año hasta 0,7% en 2009. Esa contracción es consecuencia de la caída gradual prevista en la alícuota de la comisión sobre las importaciones y en la tasa consular que recae sobre las compras al exterior a raíz de los compromisos internacionales asumidos por el país en ese sentido.