Regulaciones del mercado laboral impidieron una mejora del empleo

1) Sin duda, los logros macroeconómicos constituyen el punto más alto de la actual administración. El PBI crece a tasas cercanas al 7% y se espera al menos un 4% para el año que viene, la inflación se encuentra dentro de los parámetros esperados y las cuentas externas de bienes y servicios tienen un muy buen desempeño.
2) Sin duda, el crecimiento del PBI, por tercer año consecutivo y a tasas muy importantes, que no son frecuentes en la historia económica nacional. Asimismo, el manejo monetario y de la deuda externa ha sido un logro significativo de la actual administración.
3) Los aspectos microeconómicos: las regulaciones introducidas al mercado laboral y la inserción internacional del país.
4) Es una política que ha sido consistente con la aplicada en la administración anterior, con posterioridad a la crisis del 2002. Nos continúa llevando por la senda de la estabilidad de precios que tan necesaria es para un país en el que hasta hace muy pocos años, mucha gente creía que la inflación era un problema «estructural». Sin embargo, subsiste un problema de señales inadecuadas que cada tanto se dan en materia de comentarios de los propios integrantes del gobierno en cuanto al precio del dólar que hacen dudar de cuál es la verdadera ancla del sistema.
5) El reperfilamiento de la deuda, en plazos y monedas, la solidez en el manejo de la política monetaria.
6) En parte sí porque ha permitido la recuperación de muchas actividades deprimidas, pero hubiéramos deseado que el empleo hubiera tenido un repunte de similar porte y eso no ha ocurrido. En la gráfica se puede apreciar que los niveles de crecimiento del PBI no se acompañan con los de crecimiento del empleo, y un efecto así sólo es posible encontrarlo a comienzos de los 90 cuando se produce un cambio en la función de producción de las empresas. Nótese que por ejemplo en la recuperación posterior a la crisis de la «tablita» del año 82, el empleo y el PBI comenzaron a crecer a tasas similares. Nuestra interpretación es que la inadecuada regulación reciente en materia laboral está inhibiendo el desarrollo del empleo.
A su vez, también hubiera sido deseable observar un comportamiento más austero del gasto público apegándose a una regla fiscal por la cual, en esta coyuntura de excepcional recaudación, se aprovechara para generar más ahorro fiscal para los momentos del ciclo en que la recaudación cae.
7) Lo más importante de un TLC no es sólo la corriente de comercio que se fortalecería o que se crearía, sino la concomitante inversión que se atraería. No podemos olvidar que la inversión está indisolublemente ligada al comercio y que la inversión es el motor del crecimiento y la prosperidad de los países.
8) Efectivamente, ha sido muy importante, aunque en términos internacionales, aún se encuentra muy por debajo de lo que han logrado otros países tales como Chile u otros pequeños países emergentes. Precisamente, con un clima de inversión adecuado, que corrija las equivocaciones oficiales en materia de regulación del mercado laboral y de inserción internacional, se podría poner al país en la senda adecuada para el despegue de la inversión.
9) Los Consejos de Salarios han servido como ámbito tripartito de negociación y han constituido una experiencia que -al menos desde la Cámara de Comercio- se valora como muy positiva. Lamentablemente no se ha aprovechado esta instancia para apoyar la normativa a crear y así se ha regulado equivocadamente tanto con el decreto que prohíbe el desalojo de las empresas ocupadas por parte de la Policía, como con la ley de fuero sindical, como con la reglamentación de las ocupaciones. Basta ver el índice de ocupaciones divulgado recientemente en una conferencia de la Academia Nacional de Economía por la Ec. Mazzuchi. Se advierte claramente que en los primeros 8 meses del 2006 ya se alcanzó el nivel de ocupaciones de todo el año 2005 y que éste es el más alto de los últimos 10 años.
10) Por el contrario, las tasas de desempleo continúan en niveles demasiado elevados para la realidad del crecimiento del Producto que estamos creciendo. Es hora de que se tomen medidas que permitan confianza al empresario como para invertir y emplear.
11) Las expectativas siguen siendo de crecimiento, de al menos un 4%. El tema es que debemos analizar una reforma con impactos de mediano y largo plazo, sólo desde el punto de vista de lo que ocurra el año entrante. Es importante analizar los efectos negativos que esta reforma puede tener en la inversión y el ahorro en el mediano y largo plazo.