Relevan a tres jefes de Policía del interior

Tres jefes de policía fueron cesados en las últimas horas por disconformidad con sus respectivas gestiones, se dijo a El País en fuentes del Ministerio del Interior. Se agregó que la cartera enfoca «relevos parciales de algunos altos cargos para mejorar la gestión de seguridad pero que los cambios no implican cuestionamientos personales a los funcionarios».

Se aceptaron las renuncias de los jefes de Policía de Rivera, Juan Carlos Soto, de Tacuarembó Wilmar Barreto y de Durazno Miguel Magallanes. Como jefe de Policía de Rivera fue designado el inspector principal Heriberto Fagúndez; en tanto, Francisco Pejo que cumplía tareas en Artigas, será el nuevo titular de la Jefatura de Tacuarembó. Para Durazno se maneja el nombre del inspector principal retirado José Fierro, oficial que pasó a retiro tras haber sido herido en un enfrentamiento con un delincuente.

En Rivera, secundarán a Fagúndez, Víctor Acuña como sub Jefe y Carlos Rodríguez Reggiardo como coordinador. Fagúndez y Acuña realizan cursos en la Escuela Nacional Policía.

La gestión de Soto ha dado lugar a que Héctor di Giacomo, Fiscal Nacional de Policía, iniciara múltiples investigaciones, la mayoría de ellas aún pendientes de resolución. Entre los aspectos investigados figuran denuncias por acoso laboral, fugas de la cárcel y otros hechos (ver recuadro).

La sustitución del jefe de Policía riverense fue recibida con beneplácito por dirigentes de la oposición, que lo consideraron «una importante derrota para el Partido Socialista», fracción política que lo había propuesto y cuyo diputado, Julio Fernández, lo respaldó cuando el año pasado el jerarca fue cuestionado por carta por la ministra Daisy Tourné, a raíz de un procedimiento realizado tras la aparición de un feto en el vertedero municipal.

La semana pasada, Soto fue duramente cuestionado por Amarasí Souza, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Seguridad Pública de la Junta.

Soto, había asumido el 17 de abril de 2005, a raíz del relevo de Ángel Fiordelmondo, cuya designación había sido cuestionada por un comité de base. El funcionario relevado había ingresado como agente de segunda, simultáneamente hizo un cursó estudios magisteriales y posteriormente ingresó a la Escuela de Oficiales.

En Durazno, en tanto, tres años y seis meses después de haber asumido la jefatura policial Magallanes, puso a disposición su cargo.

Magallanes, inspector retirado, de 61 años de edad y 44 años de carrera, fue investido en el cargo el 4 de marzo de 2005 tras asumir el actual gobierno nacional.

El funcionario no quiso comentar su alejamiento y adujo razones familiares y personales. «Tengo mis hijos, mis nietos, tengo mis añitos… Mis hijos me han pedido que deje», se limitó a explicar.

Su carta de renuncia fue entregada al director nacional de Policía, y aceptada por la propia ministra Tourné, que lo recibió en su despacho