Renunció líder del Senado brasileño

El presidente del Senado brasileño, Renán Calheiros, renunció ayer al cargo en momentos en que se iniciaba un juicio político en su contra, debido a sospechas de que adquirió diversos medios de comunicación a través de testaferros. Calheiros se encontraba de licencia desde el 11 de octubre.
“Comprendo que presidir esta casa es producto de circunstancias políticas” dijo Calheiros ante el plenario, para agregar que dichas condiciones ya no estaban dadas. El órgano parlamentario brasileño se dispone a comenzar el juicio que puede decidir su desafuero. “Renuncio al mandato de presidente del Senado sin recelos ni resentimientos”, apuntó el legislador, quien volvió a insistir en que su inocencia quedará demostrada en el proceso.

Luego de su dimisión, Calheiros enfrentará inmediatamente su segundo juicio con fines de destitución en poco más de tres meses, ahora bajo la sospecha de que se valió de otras personas para adquirir un diario y otros medios de comunicación en su estado natal de Alagoas.

Calheiros, un influyente caudillo del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), se había separado temporalmente de la Presidencia del Senado en octubre, tras ser absuelto en otro juicio político por sospechas de corrupción.

En ese primer proceso salvó su escaño, pese al escándalo generado por acusaciones de que una empresa que participaba en licitaciones públicas pagaba la pensión de una hija que tiene fuera del matrimonio y el alquiler de la casa en que la niña vivía con la madre.

El PMDB, partido al que Calheiros pertenece hace más de un década, es la formación más influyente en el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva y posee las primeras minorías en las dos cámaras legislativas.

Es la primera vez en la historia del Senado brasileño que un presidente renuncia al cargo. Él es también titular del Congreso brasileño, y el tercero en la lista de sustitutos del presidente de la República, después del vicepresidente. (AFP y EFE)