Reparto de cargos en enseñanza altera clima de armonía política.

Pero llegó la hora del reparto de cargos, y volvieron las caras largas. El gobierno electo confirmó ayer el nombre de cuatro de los cinco integrantes del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) lo cual excluye la participación de uno de los dos partidos tradicionales.

Blancos y colorados se encaminan a no aceptar el puesto que falta.

Los colorados evalúan incluso no integrar ningún cargo en entes estatales.

El futuro ministro de Educación, Jorge Brovetto, anunció que el Codicen estará integrado por el médico Luis Yarzábal, el historiador José Pedro Barrán, la profesora Lilián D´Elia y el sindicalista Héctor Florit.

El presidente electo Tabaré Vázquez se retiró de la conferencia y dejó la misma en manos de Brovetto, quien sostuvo que los acuerdos firmados la semana pasada entre los partidos no tenían que ver con la distribución de cargos.

A Brovetto le causó “sorpresa” el enojo de blancos y colorados ya que, dijo, el gobierno electo “con extrema generosidad, está ofreciendo cuatro posiciones. No es sólo un integrante del Codicen sino que le ofreceremos una posición en la dirección de Primaria, otra en Secundaria y otra en la educación técnico profesional”.

“Esto representa mucho más que un cargo en el Codicen porque de esta manera los partidos de la oposición, como nunca sucedió en el pasado, tendrá la posibilidad de tener un ámbito de propuesta, de discusión, de voz y voto.

Pero, además, tendrán un ámbito de control que se hace con las distribuciones presupuestales, con los nombramientos, cómo se designan las personas, si se cumple o no el acuerdo firmado la semana pasada y eso lo pueden hacer siempre que tengan representantes en todos los órganos”, dijo Brovetto, quien recordó que la izquierda no tuvo “la más mínima participación” en la enseñanza.

“Voy a usar la misma expresión que efectuó Vázquez cuando invitó a los partidos tradicionales a las instancias de diálogo: si no se llega a un acuerdo no hay ningún drama”, concluyó Brovetto.

“ESTAFA”. Por la mañana de ayer, en un alto de la reunión del Directorio blanco, su presidente, Jorge Larrañaga, telefoneó a Vázquez, quien le confirmó que esa tarde serían anunciados los cuatro futuros integrantes del Codicen.

“Tenemos que pronunciarnos antes de que Vázquez haga los anuncios porque si lo hacemos después parece que se tratara de una cuestión de cargos y no de asunto de principios”, afirmaba el senador Julio Lara dentro del Directorio cuando Larrañaga llegó con la mala nueva.

El ex presidente Luis Alberto Lacalle (Herrerismo) se enojó: “Es una estafa al acuerdo que firmamos”, dijo. El ex senador Carlos Julio Pereyra dijo que “si hay un tema en el que el partido no puede transar es en el de la educación”.

“En toda la historia del país nunca la enseñanza fue manejada por un solo partido”, agregó.

Mientras esperan con expectativa qué harán los colorados, los blancos se encaminan a no votar las venias del Codicen propuestas por la izquierda y no integrar ese organismo, aunque no tienen intenciones de romper el diálogo interpartidario y siguen dispuestos a participar en las empresas públicas después del 1º de marzo.

MENOS QUE PERDER. El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Colorado se reunirá mañana para fijar una posición. El anuncio realizado ayer de tarde en el Hotel Presidente no tomó a los colorados por sorpresa, pero las críticas arreciaron desde estas filas partidarias.

Fue el punto final de una jornada plagada de contactos telefónicos y mensajes encontrados entre todas las fuerzas políticas.

El ministro de Educación, José Amorín, dijo a El Observador que “uno de los temas a evaluar es si el Partido Colorado, a raíz de esta decisión del Encuentro Progresista, participa o no en el resto de los entes”. “No era lo que esperábamos de acuerdo a las conversaciones que habíamos tenido con el gobierno electo”, añadió Amorín.

Por su parte, el vicepresidente Luis Hierro –encargado de las negociaciones en nombre del Partido Colorado junto con Amorín– dijo en El Espectador que esta propuesta del gobierno electo “no coincide con el espíritu del acuerdo programático” que la semana pasada se firmó en la educación.

Hierro señaló que esto “enfría la posibilidad de que el Partido Colorado tenga representantes en otras áreas de la administración”.

Los colorados entienden que quizás tengan menos que perder que los blancos si no integran los entes, ya que no aspiran a muchos cargos y no pretenden tampoco dar una señal de que es su prioridad, dijeron fuentes del partido.