Repercusiones del conflicto en la aduana brasileña

Todas las corrientes comerciales bilaterales han caído en el mes de abril, a partir de la declaración del conflicto.

Las importaciones uruguayas originarias de Brasil han descendido en el entorno de un 9% pasando de 51,1 a 48,1 millones de dólares.

Las exportaciones lo hicieron en aproximadamente un 5%, de 44,3 a 42,0 millones de dólares.

Las operaciones de tránsito procedentes de Brasil cayeron en un 40%, mientras que los tránsitos hacia el país del norte cayeron un 7%.

La cantidad de operaciones de tránsito hacia Brasil pasaron de 1077 a 702 , mientras que las provenientes de Brasil disminuyeron de 233 a 175 operaciones.

En total, la corriente comercial hacia Brasil pasó de 60,5 a 54,2 millones de dólares, mientras que la corriente inversa pasó de 58,2 a 49,3 millones de dólares.

Los perjuicios no sólo se aprecian en los valores que se comercializan y en la industria, también en los servicios conexos, principalmente el transporte carretero, despachantes de aduana, bancos, distribuidores, empresas aseguradoras y el comercio en general.

En este mes, ya se percibe la falta o escasez de algunas materias primas, y otros productos como: azúcar, yerba mate y preocupa la conservación de productos perecederos que llevan varios días en los camiones en la frontera.

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay espera que las partes involucradas en el conflicto, lleguen a un pronto acuerdo a efectos de evitar pérdidas mayores en el comercio entre los dos países. A tales efectos ha comunicado su preocupación a sus contrapartes en Brasil, la Cámara de Comercio e Idustria del Estado de Río de Janerio y la Confederación Nacional de Comercio de Río de Janerio.