Resultado electoral de EEUU no afectará la relación con Uruguay

Economistas y empresarios uruguayos consideran que el resultado de las elecciones presidenciales que se realizarán mañana en Estados Unidos no tendrá un efecto determinante sobre los objetivos comerciales que se proponga la nueva administración nacional en relación a la principal potencia del mundo.
Por el contrario, prevalece la opinión de que la relación comercial del Uruguay con los principales mercados del mundo dependerá, en mayor medida, de la actitud que asuma el nuevo gobierno nacional que de un triunfo del republicano George W. Bush o del demócrata John Kerry.

En el último año EEUU se posicionó como el principal cliente de Uruguay, desplazando a Brasil. Entre enero y setiembre las exportaciones al país del norte representaron el 19% del total.

El economista y asesor del Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), Walter Cancela, afirmó que el éxito de Uruguay en el exterior no estará subordinado a un triunfo de Bush o de Kerry.

“No me imagino que haya cambios sustanciales para Uruguay si, por ejemplo, asume una nueva administración en EEUU”, sostuvo. “El principal asunto con este país está planteado en el ámbito de la Organización Mundial de Comercio (OMC)”, señaló el asesor del EP-FA.

Agregó que seguramente Uruguay forjará la relación con EEUU “no a través de un intento bilateral” sino recurriendo al esquema del “cuatro más uno”, es decir en conjunto con los otros socios del Mercosur.

Además, expresó que la estrategia del nuevo gobierno uruguayo “no se amoldarᔠen función de si triunfa Kerry o Bush.

“Si hay variantes en EEUU las más significativas no se darán en el aspecto comercial. Tal vez se puedan esperar cambios en materia de seguridad”, afirmó.


Contra la tradición. El especialista en comercio internacional, Marcel Vaillant, también relativizó la incidencia en Uruguay y en el hemisferio sur del desenlace de las elecciones estadounidenses.

Asimismo, desmitificó la creencia de que con un triunfo demócrata EEUU podría levantar mayores obstáculos para la región en materia comercial, “por aquella tradición” de que son más proteccionistas que los republicanos.

Dijo que los hechos más recientes “parecen tirar abajo” este preconcepto, ya que a su juicio Bush no le dio prioridad al libre comercio, impedido básicamente, por el ataque del 11 de setiembre, que lo obligó “a reorientar su política de prevención de nuevos ataques terroristas”.

Además, recordó que con el democrática Bill Clinton (1993-2001) el gobierno de EEUU refrendó la creación del Nafta y fue un activo promotor de la Ronda Uruguay del GATT y de la celebración de la Cumbre de las Américas.

Por ello, sostuvo que la suerte de Uruguay “en el contexto internacional más elevado dependerá del grado de pragmatismo que aplicará la nueva administración para arbitrar relaciones internacionales plurales con los bloques más importantes”.

El presidente de la Comisión Exterior de la Cámara de Industria del Uruguay (CIU), Jorge Bardier, cree que el crecimiento comercial del país dependerá en mayor medida de las acciones que en el campo internacional lleve a cabo la nueva administración uruguaya que la estadounidense.

En consonancia con Vaillant, se mostró escéptico respecto a la opinión imperante de que un gobierno republicano podría generar mayores recompensas comerciales para la región.

En esta línea, indicó que con Bush el país no logró avances significativos en la relación bilateral “y todo quedó en un tratado de cielos abiertos y otro de protección recíproca de inversiones”.

Sin embargo, dijo que gran parte de la imposibilidad de avanzar hacia un acuerdo de libre comercio con EEUU obedeció a que los socios del Mercosur “no nos dejaron proyectarnos en esa dirección”.

En tanto –y en coincidencia con el enfoque de Cancela– sostuvo que a partir de 2005 Uruguay intentará aproximarse con EEUU bajo el esquema del “cuatro más uno”, “teniendo en cuenta de que se privilegiarán los acuerdos regionales para negociar con mayor porte en diferentes ámbitos del comercio internacional”.