Reunión de gabinete con las miradas sobre el canciller

La reunión, además, será la primera luego de que Vázquez advirtió que no está dispuesto a dejar pasar el “tren” que significaría un acuerdo comercial con la principal potencia mundial. Pese al clima de tensión, no está previsto abordar hoy en el encuentro alguno de estos asuntos, aunque tampoco se descarta totalmente.

Fuentes del gobierno dijeron que si alguno de los secretarios de Estado que cuestionan al canciller pone el tema sobre la mesa, el debate está asegurado. Otras fuentes, en cambio, consideraron que Vázquez no planteará la discusión sobre el entredicho con un ministro en particular, que además, es cuestionado desde la oposición. “Si tiene algo para decirle, será mano a mano”, aseguraron.


Gruñón. Las críticas de algunos ministros, que consideran que la situación de Gargano es “insostenible”, comenzaron a ser explicitadas. El ministro de Transporte, Víctor Rossi, explicó ayer al diario El País, que haría él si se enfrentara al presidente: “Si no estoy de acuerdo con lo que el presidente dice, a tal punto que resulta incompatible con mi manera de pensar o sentir, tendré que decirle al presidente que renuncio”, dijo Rossi.

Para el ministro de Transporte, el problema de Gargano más que político es muchas veces “de humor”. “Es gruñón el canciller, es rezongón”, subrayó. Según Rossi, si un ministro discrepa con Vázquez debe irse, pero no se puede enojar.

La ministra de Desarrollo Social, la comunista Marina Arismendi, también pareció distanciarse de Gargano. Su partido se opone a un tratado de libre comercio con EEUU, pero Arismendi destacó en el programa Pasado Mañana, de radio Sarandí, que serán leales al gobierno. No obstante, aclaró que esa lealtad, muchas veces, es dejar en claro las diferencias.

Al ser interrogada sobre la actitud de Gargano, respondió que “son modalidades que hay que entender” porque “cada uno es distinto”.

“Yo no pretendo que el canciller hable como maestra y él sabe que yo no puedo hablar en el estilo que él tiene, además de su trayectoria”, dijo.

El ministro de Vivienda, Mariano Arana, dijo a El Observador que el enfrentamiento entre Gargano y Vázquez lo “perturba”, pero se mostró confiado en que se resuelva de forma “civilizada”.

Sobre el cuerdo con Estados Unidos, subrayó: “en definitiva lo resuelve el señor presidente de la República”.