Riesgo país de Uruguay fue el que más se redujo a nivel regional.

Uruguay fue el país de la región que logró una mayor reducción del riesgo país en lo que va de año, alcanzando incluso niveles más bajos que algunos países que ostentan el grado inversor.
Durante el tercer trimestre del año los títulos de deuda emergente recuperaron el terreno perdido durante el período abril-junio, donde el contexto internacional llevó a un incremento del riesgo asociado a la deuda soberana del mundo en desarrollo.

Uruguay no fue ajeno al vaivén de los valores similares. Según el indicador de riesgo país EMBI+ realizado por el banco estadounidense JP Morgan, el diferencial de rendimiento de los bonos uruguayos respecto a los emitidos por el Tesoro de Estados Unidos se redujo 24,9% en lo que va de 2010, destacándose por encima de los países emergentes relevados, que en el mismo período tuvieron una caída de 5,5%.

Entre los países de la región, Colombia es el segundo que logró reducir en mayor medida el spread de rendimientos con relación a los bonos más seguros, con una baja de 15,8% en los primeros 10 meses del año.

Los demás países que siguieron la tendencia lo hicieron de manera más atenuada. Argentina redujo 7,9% el indicador de riesgo país, mientras que Perú y Brasil bajaron 4,2% y 3,1%, respectivamente.

Solo dos economías de la región mantienen un diferencial de rendimientos más alto que el de comienzo de año. Tal es el caso de Venezuela, donde el riesgo país subió 13% durante el período, y el de Ecuador, que tuvo un aumento de 31,7% del indicador en lo que va de 2010.

Menos riesgosas. La elevada liquidez del mundo desarrollado como consecuencia de las políticas llevadas a cabo por sus gobiernos para acelerar el magro crecimiento, lleva a reducir al mínimo los intereses que arrojan las inversiones en títulos conservadores.

La alternativa para rentabilizar los capitales son los países emergentes, cuyos títulos no solo arrojan importantes rendimientos sino que también están sustentados en la solidez de sus economías y su buen desempeño durante la crisis mundial de 2008-2009.

De esa manera, el empuje en la demanda de títulos emergentes impulsa al alza los precios y reduce los rendimientos que reciben los inversores por sus colocaciones, estrechando la brecha de rentabilidad entre las opciones tradicionales y las más riesgosas.

Sin embargo, no todos los países registraron el efecto del ingreso de capitales en sus mercados de la misma manera. En el caso uruguayo la escasa liquidez de los títulos potenció aun más el fenómeno de aumento de precios.

Según el índice Bvmbg elaborado por la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM), los títulos uruguayos nominados en dólares que son tranzados en el mercado internacional aumentaron 24,4% su precio en lo que va de 2010. Ese fuerte incremento permitió a Uruguay reducir el riesgo país por debajo del valor de países que poseen una mayor calificación de riesgo, como Brasil, y recortó las distancias de rendimiento con los títulos colombianos y mexicanos.

Mientras que Uruguay posee un riesgo país de 181 puntos básicos –lo que implica que en promedio los bonos emitidos por el gobierno local cotizan 1,81 puntos por encima de sus pares estadounidenses–, los títulos brasileños tienen un diferencial cinco puntos más altos.

El riesgo país de Uruguay está por debajo del promedio de los países emergentes, que mantienen un indicador de 259 puntos básicos, pagando 0,78 puntos porcentuales por encima de los uruguayos a los inversores.

Venezuela, Ecuador y Argentina son los países de la región que poseen un mayor indicador de riesgo país. En el caso de Venezuela, los títulos de deuda soberana se tranzan en el mercado internacional pagando 11,49 puntos porcentuales de interés por encima de los estadounidenses, mientras que en Ecuador y Argentina el diferencial es de 10,13 puntos y 6,08 puntos, respectivamente.