Riesgo país registró ayer el mayor aumento porcentual desde el 2002

Ayer en el equipo económico estudiaban estos movimientos y se prefería esperar antes que afirmar que se está ante un nuevo escenario para el financiamiento. «Está movido» pero «hay que esperar», eran los comentarios que recogió El País entre los funcionarios.

Ayer el mercado reaccionó ante la divulgación de una caída de 6,6% en las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos. Desde hace meses la crisis en el mercado de las hipotecas más riesgosas tiene en vilo a los inversores que temen que se extiende a toda la economía.

«Los datos de ayer no marcaban nada más a lo que viene sucediendo. Hay pánico», dijo un funcionario local que sigue de cerca los mercados. La aversión al riesgo hace que los inversores salgan de títulos de los mercados emergentes y se refugien en activos más seguros.

Lo que están tratando de definir los técnicos uruguayos es si existe una «sobrerreacción» o si las tasas más altas «llegaron para quedarse». El gobierno cuenta a su favor que ya adelantó financiamiento y que casi la totalidad es a tasa fija. Eso quita presión a una desmejora en el acceso al financiamiento. Lo que se debe ver es si los precios y tasas de ayer no van a ser el piso y ese sea el escenario con el que deba lidiar el equipo económico para conseguir financiamiento.

El equipo económico ya resolvió toda las necesidades de financiamiento de 2007 y al menos la tercera parte de la del año que viene.

La suba del riesgo país medio por el índice UBI de República AFAP fue de 32 unidades cerrando en 203 puntos, el mayor nivel desde el 5 de marzo de este año. Fue la mayor variación diaria en puntos desde el 10 de mayo de 2004 y la más elevada en términos porcentuales desde el 23 de julio de 2002.

El analista para Uruguay de Standard & Poor`s (S&P), Sebastián Briozzo, dijo que la agencia «no prevé que haya un impacto demasiado significativo en las economías de la región» y «eso se aplica al caso de Uruguay». «Aún si se diera el caso que los mercados se volvieran más desfavorables -cosa que no esperamos- ya se han anticipado la mayor parte de las necesidades de financiamiento», destacó Briozzo a El País. Agregó que los vencimientos «no son abultados» y se cuenta con una situación fiscal «relativamente sólida» por lo que «no habría necesidad de testear el mercado durante momentos de turbulencia».

Contagio. Siobhan Morden de ABN AMRO dijo a El País desde Nueva York que no cree que haya «demasiado contagio» por los ajustes provocados en el mercado estadounidense. La «baja integración de Uruguay en el mercado financiero global» hace que tenga una reducida sensibilidad al tipo de ajustes que se está dando en las plazas mundiales, explicó Morden. La analista dijo no esperar que los inversores se desprendan de los bonos globales uruguayos en Unidades Indexadas. Sin embargo, pronosticó una baja del precio del bono en UI con vencimiento en 2037 que el gobierno emitió el 21 de junio por U$S 500 millones. El título se emitió con una tasa de 3,7% y la semana pasada estaba entre 3,9% y 4%. Morden que ahora pague entre 4% y 4,5%.

región. La tasa de riesgo Brasil medida por el índice Embi+ de JP Morgan subió 21,4% y llegó a 221 puntos, el valor más alto desde fines de 2006. Junto a ello se dio una disparada del dólar (3,26%), que arañó nuevamente los dos reales, llegando a R$ 1,92. Fue la mayor suba diaria desde el 24 mayo de 2006. Esta misma semana el dólar llegó a perforar la barrera de los R$ 1,85, lo que se revirtió en poco más de 48 horas.

En Argentina el riesgo subió 19,2% y llegó a 478 puntos, su mayor valor en 18 meses, según el site Portfolio Personal. El dólar cedió ayer y se ubicó en $ 3,18 luego de ubicarse a $ 3,20 el miércoles. Luego de cuatro años de apuntalarlo, esta vez el Banco Central fue el responsable de bajar el dólar vendiendo divisas en el mercado.