Rige desde hoy una baja de 2,4% de combustibles

El ajuste de precios fue casi parejo para las naftas como para el gasoil (ver cuadro adjunto). Según el vicepresidente de Ancap, Raúl Sendic, esto se debe a que las posibilidades de distorsionar el consumo a través de los precios «se agotaron» y ahora «todas las acciones tienen que venir por el lado de estímulos tributarios».

La fórmula que se maneja con más firmeza es la propuesta por el diputado nacionalista, Alvaro Delgado, de eliminar el Imesi del gasoil y sustituirlo por una tasa básica de IVA (que podría ser descontada por los sectores productivos). Asimismo se reduciría el Imesi de las naftas paulatinamente.

En 2006 el consumo global de gasoil aumentó 2%, mientras que el de las naftas 5%. En ambos casos, la suba se dio producto del crecimiento de la economía, dijo el presidente de Ancap, Daniel Martínez.

ajuste. La rebaja de 2,4% en promedio vuelve los precios a un nivel similar al que estaban a comienzos de año antes de que se aplicara una suba promedial del 2,3% por el ajuste que se hizo al Imesi.

Desde la oposición, Delgado se mostró sorprendido por la escasa rebaja aplicada y señaló que la petrolera «sigue usando la calculadora recaudadora de (Eduardo) Zaidensztat».

En enero, Ancap logró recuperar los U$S 3 millones que había perdido en diciembre, cuando el crudo superó en valor el precio que había tomado la petrolera para fijar los precios de los combustibles. Hasta ayer las cuentas eran favorables a Ancap en U$S 30.000, dijo Martínez.

Para los nuevos valores Ancap fijó un precio de referencia del petróleo de U$S 54 (similar al promedio que tuvo en enero). Sin embargo, ayer el crudo quebró ese promedio y se disparó a U$S 58,14, el valor más alto en cuatro semanas.

Hasta ayer el valor de referencia del West Texas de Ancap era de U$S 59.

En el primer semestre del año la empresa estima que el promedio del crudo rondará los U$S 55, dijo Martínez.

El funcionario puntualizó que la rebaja no fue mayor porque se ajustaron otras variables además del petróleo. Hasta ahora se había tomado como precio de flete U$S 2 por barril pero en los últimos embarques el mismo aumentó a U$S 3. Esto llevó a que ajustaran el valor a U$S 2,5.

Asimismo se «aprovechó a corregir una serie de sobrecostos que tuvimos en 2006», dijo Martínez. Entre estos se encuentra un gasto de U$S 2 millones por encima de lo previsto por pago del Impuesto a la Compra de Moneda Extranjera (Icome) y un incremento en los costos de mano de obra.

Una vez que comience a regir la reforma tributaria el Icome se eliminará, con lo que este año se prevé que se pueda generar un ahorro del entorno de los U$S 5,5 millones que se trasladaría a tarifas, dijo Martínez. En todo 2006 se pagaron U$S 14 millones por este concepto y en 2007 se prevé desembolsar U$S 11 millones.

Martínez sostuvo que la reducción de aportes patronales «casi no influirá».

excedente. Las autoridades de Ancap buscan a quién vender el excedente de nafta que producen y que a partir de marzo-abril tendrán disponible tras completar el pago de la deuda por la refinería de La Teja. En todo 2006 se obtuvieron alrededor de U$S 120 millones por esta vía de los cuales el 88% se quedó en Ancap.

«Queremos venderlo lo más cerca posible para disminuir los costos de flete», dijo Martínez. Actualmente las ventas se dirigen a Estados Unidos, Bahamas y México.