Rivales de Vázquez erizados por planteo sobre las AFAP

El candidato presidencial del Encuentro Progresista, Tabaré Vázquez, volvió a ocupar el centro de las críticas de colorados y blancos, esta vez como consecuencia de su propuesta de utilizar fondos de las AFAP para financiar la construcción de viviendas en un eventual gobierno de izquierda.
El planteo de Vázquez fue lanzado en una conferencia que dictó el lunes en la sede de B´Nai B´Rith, en respuesta a una pregunta concreta de uno de los asistentes, quien le inquirió respecto a la importancia que le otorgaría al sector de la construcción en un eventual gobierno del EP.

Tras responder que a su entender el sector de la construcción será “muy importante” en un eventual gobierno frenteamplista, el presidenciable afirmó que para dinamizar la construcción se “destinarán todos los recursos del Fondo Nacional de Viviendas”. Agregó que, además, emplearía los fondos de las AFAP “con la debida garantía del retorno de ese dinero, que es ahorro de los trabajadores”.

Las AFAP invierten un 3,7% en valores de inversión y la ley les autoriza a invertir hasta un 20% de los fondos previsionales (ver infografía).

La propuesta lanzada por Vázquez fue considerada viable por el gerente financiero de Unión Capital AFAP, Fabián Ibarburu, según dijo anoche a El Observador.

El ejecutivo dijo que los fondos previsionales han sido utilizados en muchos países del mundo y que también en Uruguay sería posible emplearlos en el área de la construcción “siempre que hayan condiciones de seguridad en el retorno de los fondos y una rentabilidad adecuada”.

“Invertir en un riesgo que está debidamente garantizado, en un mercado fluido y con reglas adecuadas, es una inversión razonable”, añadió.

Sin embargo, los adversarios electorales de Vázquez reaccionaron con dureza y reclamaron no tocar los ahorros previsionales.


Una locura. El presidente de la República, Jorge Batlle, consideró “una locura” que se piense en utilizar esos fondos “porque es el dinero que la gente ahorra para su jubilación”. Batlle también manifestó que en el país existen recursos destinados para la edificación de viviendas “al punto que se construyen muchas”.

Recordó que “permanentemente la Federación Uruguaya de Viviendas por Ayuda Mutua (Fucvam) está protestando porque los fondos de vivienda depositados en el BROU, a su juicio, no han sido utilizados debidamente”.

“Por tanto, no se trata de un problema de falta de fondos, sino otros problemas de carácter financieros. Vamos a ver cada uno que piensa respecto de ellos. Ahora, tomar la mano de los fondos de las AFAP es quitarle el dinero a los que están ahorrando para luego jubilarse. Acá lo que hay que hace es respetar los fondos de las AFAP”, dijo.

El candidato presidencial del Partido Colorado también criticó la propuesta de Vázquez. Guillermo Stirling aseveró que los fondos de las AFAP son “sagrados” y que “constituyen la base de las jubilaciones futuras de los trabajadores”.

Opinó que “Vázquez tiene que entender que el poder político no puede meter la mano en el bolsillo de los trabajadores”. Las repercusiones también vinieron de filas herreristas. El Comité Ejecutivo del sector consideró “profundamente inconveniente” el planteo de Vázquez y aseveró en una declaración que “atenta contra la estabilidad” del sistema de ahorro.

El sector liderado por el ex presidente Luis Alberto Lacalle y el candidato colorado coincidieron en culpar a la intervención del Poder Ejecutivo y del poder político del desfinanciamiento del Banco de Previsión Social, que derivó en la reforma del sistema de seguridad social y precisamente en la creación de las administradoras de ahorros privadas.

El Senador herrerista Luis Alberto Heber también rechazó la intervención de cualquier gobierno en el sistema de seguridad social. Para Heber el sistema político debe dejar que las AFAP coloquen la plata donde entiendan que le da rentabilidad y sostuvo que el próximo gobierno debe utilizar la totalidad de los recursos del Fondo Nacional de Viviendas, como lo marca la legislación vigente.

El ministro de Economía, Isaac Alfie, dijo que le “preocupó mucho escuchar que se esté de vuelta pensando en tomar el dinero de los trabajadores para hacer un programa de obra pública que va a ser el pan para unos días y el hambre para muchas generaciones”.