Salarios: activan salvaguardas ante cambios en la economía.

Con esa finalidad, el Poder Ejecutivo habilitará una cláusula de salvaguarda que será activada ante un crecimiento del índice de desempleo o el descenso de los volúmenes de exportación.

También se tomará en cuenta la caída de precios de algunos commodities o una retracción de la actividad productiva. La salvaguarda se implementará además si la inflación supera las proyecciones oficiales.

El ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, y el director de Trabajo, Julio Baráibar, anunciaron ayer a los miembros del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT que si las condiciones económicas varían en 2009 con respecto a las existentes en el momento de la firma de los convenios colectivos, cualquier sector puede reclamar una nueva convocatoria de los Consejos de Salarios para exponer las razones por las cuáles deberían reverse los acuerdos.

El Ministerio de Trabajo dispondrá entonces de 48 horas para realizar el llamado a empresarios y trabajadores y luego del encuentro tripartito comunicará al Ministerio de Economía las razones esgrimidas por las partes y ésta cartera definirá si es procedente volver a negociar determinado convenio colectivo.

El dirigente del sindicato judicial y miembro del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, Gustavo Signorele, dijo a El Observador que el movimiento sindical “no tiene mayor problema” en aceptar la cláusula de salvaguarda.

Pero aseguró que la central no está dispuesta a dejar a los empresarios “con las manos libres” para que modifiquen “lo que quieran”.

En el encuentro, los representantes sindicales transmitieron a Bonomi la preocupación por la lentitud de esta última ronda salarial y la posición empresarial de dilatar la negociación para llegar al último día (mañana) con la menor cantidad de acuerdos firmados.

El dirigente Milton Castellano señaló que las empresas deben empezar a pagar rápidamente adelantos o retroactividades a julio de este año porque si no los trabajadores se verán perjudicados en sus ingresos.

El dirigente Juan Castillo, consultado por El Observador, indicó que el PIT-CNT le realizó al ministro de Trabajo un repaso grupo por grupo de negociación, para que tuviera una idea cierta de cuál es el estado de la ronda salarial, del nivel de acuerdos y de la postura empresarial a la hora de negociar.

La estimación de la central sindical es que se firmarán un 80% de convenios colectivos. Baráibar fue menos optimista y ubicó el nivel de acuerdos en un 70%.

Modelo de país. Luego de la reunión, Bonomi y Baráibar se dirigieron hasta el Complejo Riviera, donde la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) realizó el almuerzo mensual, con una conferencia sobre “El empleo y las relaciones laborales”.

El ministro, que fue el orador principal, destacó las grandes líneas de la política laboral del gobierno y propuso la creación de un instituto tripartito de Trabajo.

La finalidad de este nuevo organismo, según Bonomi, es generar un ámbito de discusión para los temas laborales y el empleo.

“Esto tiene que ver con un modelo de país. No es únicamente tema de una fuerza política”, apuntó el titular de Trabajo.

En el evento también participaron Castillo, el ex presidente de la Cámara de Comercio, Horacio Castells y la ex ministra de Trabajo, Ana Lía Piñeyrúa.

Cuando le tocó el turno a Castillo, criticó la política laboral del gobierno de Luis Alberto Lacalle, que estaba en el almuerzo y respondió cuando el sindicalista se marchaba. (ver recuadro).

Castillo dejó en claro a los empresarios que no estaba allí para “hacer buena letra”, destacó la reinstalación de los Consejos de Salarios y dijo que la convocatoria a la negociación tripartita no debe quedar “nunca más” librada a los gobiernos de turno. Además, señaló que en el quinquenio la recuperación salarial debería ser de 30,2% pero sólo se recuperó 14,4% hasta 2007.

A su turno, Castells –en alusión directa a los dirigentes sindicales– afirmó que en toda negociación laboral resulta fundamental tener confianza en la contraparte, lo que a su juicio a veces falla. “El movimiento sindical muchas veces es un partido político y eso genera desconfianza”, subrayó.