Salvo a textiles, Bush dijo que sí a todo lo que pidió Vázquez

«SEA CONCRETO en sus aspiraciones», le dijo Bush a Vázquez cuando ambos abordaron la embarcación que los alejó de oídos indiscretos durante 40 minutos. Y el mandatario pidió apertura comercial para las carnes, cítricos, software e incluso para los ambicionados arándanos, sobre los que Bush planteó una posibilidad de comercio inmediata.
Vázquez dijo a sus ministros que en materia de carne bovina solicitó el aumento de la cuota y la rebaja del arancel, al tiempo que planteó el interés del gobierno en comenzar a exportar carne ovina, ambas degustadas y elogiadas durante el almuerzo por Bush. De.hecho, ayer comenzaron las reuniones técnicas entre las delegaciones norteamericana y uruguaya en el Ministerio de Ganadería para comenzar a analizar el tema, las que incluirán visitas a varios frigoríficos esta semana y son consideradas por fuentes oficiales «una muestra clara del interés real de Estados Unidos en avanzar en estos temas». Los técnicos uruguayos informarán a sus pares norteamericanos sobre los detalles de la población ovina, su papel en las últimas epidemias de aftosa, el funcionamiento de los servicios veterinarios y las acciones adoptadas ante los brotes de la enfermedad en Argentina y Brasil.
Cuando Vázquez comenzó a plantear el tema del arroz, Bush le dijo que no tenía información acerca de las dificultades que enfrentaba Uruguay para colocar su mercado, ante lo que el mandatario uruguayo le explicó que los subsidios norteamericanos y brasileños sobre su propia producción dificultaban la exportación nacional. Bush le dijo que consultaría a sus técnicos sobre este punto y haría «todo lo posible» para brindar soluciones. Por otra parte, Bush se mostró muy interesado en la producción nacional de etanol a partir de la caña de azúcar más que del maíz, un punto que ambos presidentes han dialogado con su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva. Bush le dijo a Vázquez que Estados Unidos «está interesado en comprar todo el alcohol que Uruguay pueda producir». El subsecretario de Industria, Martín Ponce de León, dijo a Ultimas Noticias que la producción de biocombustibles es «un interés del gobierno desde el primer momento». En la actualidad el proyecto de ley sobre el tema tiene media sanción parlamentaria y el gobierno está a la espera de su aprobación para comenzar la producción. El comercio textil, otro punto en el que el presidente se había comprometido a hacer hincapié, fue el único tema donde el mandatario norteamericano le dijo que sería difícil lograr una ampliación debido a los acuerdos que Estados Unidos tiene con China, lo que implicaría una traba para la exportación. «China fue el único país extranjero nombrado en la conversación», dijo Vázquez a sus ministros, dejando claro que en ningún momento se habló ni de Hugo Chávez ni del conflicto con Argentina.

REALISMO POLÍTICO

La posibilidad de que Uruguay obtenga lugares preferenciales para algunos productos en el Sistema General de Preferencias (SGP) de Estados Unidos, lo que debe ser homologado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), también estuvo sobre la mesa en Anchorena.
Este punto fue explicado al gabinete por el canciller Reinaldo Gargano, quien tuvo a su cargo la realización del informe sobre el alcance diplomático de la visita de Bush. Vázquez elogió especialmente el trabajo realizado por Cancillería en la elaboración de la lista de productos para el SGP y solicitó al ministro que librara un comunicado interno de agradecimiento a todos los funcionarios involucrados, en especial a los integrantes de la Asesoría Económica de Integración y Mercosur.
El tema también fue destacado como un logro por el ministro de Economía, Danilo Astori, quien puso como ejemplo a Vietnam para indicar que «hay países que solo entrando en el SG, sin llegar a un Tratado de Libre Comercio (TLC), han logrado acuerdos muy importantes con Estados Unidos». El jerarca consideró que tanto este tema como los demás aspectos comerciales de la visita de Bush permiten calificar el encuentro como «muy satisfactorio».
Astori destacó la «predisposición positiva» de Bush hacia Uruguay. El jerarca confía en que dicho «estado de ánimo» influirá el mes próximo, cuando llegue el momento de sentarse a trabajar en Washington en el ámbito creado a través del acuerdo marco de comercio e inversión (Tifa) firmado el pasado 25 de enero.
Astori dijo que el «realismo político» indica que Bush vino a América Latina para obtener «una mejor posición en la región» y Uruguay debe «aprovechar esto para obtener mejores resultados para nuestra gente». Más allá de las discrepancias internas en las «modalidades» de acuerdo con Estados Unidos, Astori subrayó que «no hay diferencias sobre la necesidad pragmática de avanzar. Hay que aprovechar esta relación en beneficio de nuestra gente y en esto no hay distancias en el gobierno».