Sancionan proyecto para financiar la Caja Bancaria

Con una mezcla de urgencia, agilidad y apuro, en la penúltima sesión de esta legislatura la Cámara de Diputados sancionó ayer varios proyectos de ley como el que fortalece el sistema de control del lavado dinero y el que crea un impuesto a los aportes a la Caja Bancaria hasta 2007. Otras iniciativas –una para que los docentes obtengan un título universitario y otra que preve sanciones a los medios si pasan publicidad electoral durante la veda–, quedaron por el camino.
Los diputados lograron despejar varios temas de su orden del día a pocas horas de terminar la legislatura, no sin debates. El proyecto de ley que propone asistir a la Caja Bancaria de Jubilaciones y Pensiones con un impuesto que grava todas las jubilaciones actuales y futuras con un aporte diferenciado por franjas y con el aporte patronal extraordinario de 4,5% hasta marzo de 2007, fue aprobado por todos los partidos, pero levantó muchas críticas.

El diputado del Partido Independiente, Iván Posada advirtió que esta iniciativa “patea la pelota para más adelante” y genera una situación “injusta para los activos que aportan a la caja” porque sus finanzas están en problemas. El encuentrista Martín Ponce de León señaló que se aprobó a conciencia de que es “un paliativo” para la caja, pero destacó que “es bueno aprobar una norma impulsada” por el propio organismo y el sindicato para “evitar una crisis”.

Por su parte, el forista Ronald Pais dijo que algunos “lobbies poderosos” demoraron la posibilidad de que se reformara la caja paraestatal de los bancarios. El quincista Gabriel Pais anunció que no lo votaría porque “no es conveniente”. Consideró que el próximo gobierno le quitará el “apuro” al tema. “Le estamos dando una aspirina a un enfermo de cáncer”, sentenció. La Lista 15 fue el único sector que no votó esta ley.

En tanto, también se sancionó una iniciativa contra el lavado de activos que, entre otras cosas, obliga a todas las personas físicas y jurídicas sujetas al control del Banco Central a informar sobre transacciones que “resulten inusuales, se presenten sin justificación económica o legal evidente, o se planteen con una complejidad inusitada”. A estas operaciones estarán sujetas además los casinos, las empresas de transferencia o envíos de fondos y las inmobiliarias, entre otras. Se votó también un convenio internacional contra el terrorismo.

Sin embargo, otras iniciativas no corrieron la misma suerte. El proyecto que habilita a los docentes a recibir el título universitario no fue votado como grave y urgente ya que no había suficientes blancos y colorados para ello. El Encuentro Progresista no lo votó.

La legisladora blanca Beatriz Argimón cuestionó la actitud de la izquierda, en particular porque el sindicato de maestros respalda esta iniciativa. El encuentrista Roque Arregui señaló que no se fija una coordinación del Codicen con la Universidad de la República para dar estos títulos y que eso no da “garantías académicas”.