Sangrienta jornada dejó 88 muertos

Simultaneidad de las acciones mostró un intento de descarrilar el traspaso del poder previsto para el 30 de junio


BAGDAD | AFP

Una serie de ataques simultáneos dejó 88 muertos en cinco grandes ciudades iraquíes, a pocos días de que se produzca el traspaso del poder a un gobierno iraquí prevista para el próximo miércoles.

Los ataques fueron reinvindicados por el grupo del terrorista jordano Abu Mussab Al Zarqawi, vinculado a Al-Qaeda, en un comunicado que le atribuye un sitio internet islámico.

Atentados con coches bomba, ataques a tiros y combates en las calles comenzaron temprano por la mañana casi al mismo momento en Mosul (370 km al norte de Bagdad), Baaquba (60 km al noreste de Bagdad), Ramadi y Faluya (100 y 50 km al oeste). Poco después, un atentado suicida tuvo lugar en la capital.

El balance de la ola simultánea de acciones se elevó a 88 muertos y 320 heridos, según el Ministerio iraquí de Salud.

La gran mayoría de las víctimas eran iraquíes; tres soldados norteamericanos murieron en Mosul y Baaquba, según el ejército norteamericano.

Según el doctor Jamal Ani, el balance está compuesto por los siguientes cifras: 44 muertos y 216 heridos en Mosul; 20 muertos y 76 heridos en la provincia de Anbar (donde se encuentran Faluya y Ramadi); 13 muertos y 15 heridos en la provincia de Diyala (cuya capital es Baaquba); ocho muertos y 13 heridos en Bagdad. Estas cifras no incluyen a los tres soldados estadounidenses.

BLANCOS. Los ataques tuvieron como blanco principal a la Policía iraquí.

En Mosul, de 5.30 a 7.00 de la mañana (hora local), cinco comisarías de policía fueron blanco de coches bomba. Luego se registraron combates callejeros. Un soldado norteamericano murió en esos combates, al igual que un agente de una compañía de seguridad.

En reacción a estos hechos, el gobernador de la ciudad anunció la imposición de un toque de queda durante la noche.

En Baaquba, también al amanecer, hombres enmascarados y armados atacaron una comisaría, destruyeron la casa del jefe de la policía provincial y mataron a dos soldados norteamericanos en una emboscada.

En una página de Internet, un comunicado atribuido al grupo del jordano Al-Zarqawi indicó que los «ataques apuntaron contra las fuerzas de policías infieles y pagas, los espías, el ejército iraquí y (…) los norteamericanos».

El comunicado, cuya autenticidad no pudo ser verificada en lo inmediato, enumeró los ataques: «Cinco operaciones en Mosul contra cinco puestos de policía, dos en Baaquba y una en Ramadi», según el texto.

En Ramadi, un policía mató a un terrorista que se dirigía hacia una comisaría, provocando la explosión de la carga que transportaba. Rebeldes dispararon contra las fuerzas norteamericanas que llegaron al lugar.

En Faluya, un helicóptero de los marines que bombardeaba posiciones de rebeldes tuvo que hacer un aterrizaje forzoso.

En Bagdad, más tarde, un terrorista hizo estallar una valija con un artefacto explosivo cerca de un puesto de control hacia las 11.00 de la mañana.

La Guardia Nacional iraquí anunció haber interceptado un camión cargado con 1.500 obuses de mortero y de TNT, en la ciudad chiíta de Kut, 175 km al sudeste de Bagdad.

TREGUA. En tanto, el Ejército del Mahdi, la milicia del jefe radical chiíta Muqtada Sadr, anunció anoche una tregua «inmediata» en Bagdad y dijo estar listo para colaborar en la protección de las instalaciones vitales de Irak contra ataques «terroristas».