Sarkozy y Fernández, juntos por la liberación de rehenes

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, recibió ayer el agradecimiento de su colega francés Nicolas Sarkozy por su movilización a favor de la liberación de los rehenes de las FARC, en una visita relámpago a París para relanzar las relaciones entre los dos países.
El almuerzo de trabajo en el Elíseo fue el momento estelar de la visita de Fernández, tras haber participado la víspera, unas horas después de llegar a París, en la “Marcha Blanca” por la liberación de la colombo-francesa Ingrid Betancourt y otros cautivos de la guerrilla colombiana.

“Creo que estamos ante el relanzamiento nuevamente de la relación bilateral” entre Argentina y Francia, se felicitó la mandataria al anunciar ayer, tras el encuentro. “A principios de 2009 recibiremos oficialmente al presidente de la República Francesa” en Argentina, anunció. “Será una alegría y un honor para nosotros”.

Las relaciones entre los dos países –cuyos intercambios comerciales fueron de 1.700 millones de euros en 2007–, se habían degradado en los últimos años, entre contenciosos empresariales.

El tema de la deuda de Argentina con el Club de París no fue tratado por los dos presidentes, según el Elíseo, ni tampoco, al parecer, en la reunión posterior, de casi una hora, que tuvo Fernández con el primer ministro, François Fillon.

Los esfuerzos, por ahora infructuosos, por la liberación de Betancourt, rehén de las FARC desde febrero de 2002, y de otros cautivos, y el deseo compartido de dar un nuevo impulso a las relaciones, sobre todo económicas, entre Francia y Argentina dominaron el almuerzo, que duró poco más de una hora.

A petición de Sarkozy, que ha hecho de la liberación de Betancourt una prioridad desde su acceso al cargo el pasado mayo, Fernández se ha activado en este dossier y, como dijo ayer el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, los dirigentes latinoamericanos y Francia están ahora en una “actuación colectiva a favor de la liberación de Ingrid”.

Su salud. El propio Kouchner dijo hoy que tiene la “sensación” de que la salud de Betancourt, de la que Sarkozy había dicho hace una semana que estaba en “peligro de muerte inminente”, está “mejor” de lo que indicaban los rumores alarmantes que circularon hace poco.

Pero la misión humanitaria, enviada por Francia, España y Suiza, con un avión medicalizado a Colombia sigue allí y “no está en el orden del día” su retirada.

El objetivo declarado de la misión, cuyos dos emisarios, francés y suizo, siguen “muy activos”, es contactar con las FARC y conseguir acceso a Betancourt, pero la guerrilla no ha dado señales. (AP y EFE)