Se abre el diálogo entre Evo y la oposición

El presidente del Senado, el oficialista Santos Ramírez, declaró a la prensa que en las últimas horas hubo un acercamiento sobre la base de cuatro puntos: garantizar la prosecución de la Asamblea, que ella entregue una nueva Constitución hasta agosto del 2007, la revisión del mecanismo de aprobación impuesto por el oficialismo y el respeto a un referéndum donde cuatro de los nueves departamentos optaron por darse gobiernos autonómicos.

El senador de la principal fuerza opositora Tito Hoz de Vila confirmó que el diálogo está en los inicios y que la oposición ha exigido que la carta fundamental sea aprobada por dos tercios en su debate »en detalle» y en el texto final, y cederá al oficialismo la posibilidad de que en el tramo »en grande» ella sea sancionada por mayoría absoluta.

En noviembre, el oficialismo aprobó un reglamento en la Asamblea que le permite aprobar todos los artículos, menos tres, con mayoría absoluta, con la cual cuenta, pese a que la ley de convocatoria a la Asamblea, promulgada en marzo por el presidente Evo Morales ordena que »el texto constitucional debe ser aprobado por dos tercios» de los asambleístas.

La crisis ha derivado en la masificación de una huelga de hambre a la que ya se han sumado al menos 2,000 personas en todo el país.

También ha motivado marchas de protesta e incluso pedidos de independencia en el rico oriente nacional, en contra del gobierno de Morales. En la huelga de hambre participan los prefectos (gobernadores) de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, y varios de sus influyentes dirigentes cívicos.

Para el viernes, el movimiento cívico en tres de los nueve departamentos del país, incluido el de Santa Cruz –el más rico y extenso–, tiene previsto celebrar »cabildos» departamentales, para que sus poblaciones se pronuncien respecto de la posibilidad de crear autonomías de facto, sin que se haya descartado la posibilidad de pedir su independencia.

Morales ha respondido con un llamado a las fuerzas armadas para que »defiendan la unidad del país» y con el envío de unos 280 soldados a Santa Cruz, mientras que el vicepresidente Alvaro García ha señalado: «Ningún boliviano que ame a su patria puede hablar de independencia y eso nos duele…».

La preocupación sobre las derivaciones de la crisis fue transmitida por el dirigente opositor Samuel Doria Medina a los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Tabaré Vázquez, de Uruguay, durante la II Cumbre Sudamericana.

Pero el novelista Juan Claudio Lechín, iniciador del piquete de huelga de hambre que más atención de la prensa ha captado por estar protagonizada por independientes, ha señalado que no cree en el gobierno de Morales.

»El Poder Ejecutivo, incluido el vicepresidente, dice una propuesta hoy, mañana el presidente lo desdice, pasado el jefe de una cámara del Congreso dice otra cosa …. Las regiones… responden a un gobierno soberbio que no quiere dar soluciones a todo un pueblo clamoroso con huelgas de hambre masivas y movilizaciones monumentales», dijo al diario La Razón.

El sábado, cientos de manifestantes marcharon por el centro de Cochabamba al grito de »(Hugo) Chávez, si no sabes, no te metas», después de que el mandatario venezolano dijera en una concentración pública en un estadio local que ante las protestas defenderá a Morales, y no se quedará «de brazos cruzados».