Se agota el tiempo para votar segunda reforma sobre el agua

Ya no hay marcha atrás. Casi sin tiempo para aprobar un proyecto alternativo al impulsado por los promotores del plebiscito sobre el agua, los uruguayos se encaminan a resolver en octubre –junto a la elección del nuevo presidente– si introducen en el sobre la papeleta que estatiza los servicios de saneamiento y de agua potable.
Sin embargo el Partido Independiente presentó ayer ante la Asamblea General su proyecto alternativo. Colorados y herreristas acompañaron su propuesta de reunir a los parlamentarios para tratar esta iniciativa el martes próximo, aunque no obtuvo la mayoría necesaria. El Herrerismo está de acuerdo en impulsar esta iniciativa. Los colorados están proclives, en principio, aunque muchos legisladores consideran que deben mantener su posición contraria a la reforma constitucional. Definirán su postura antes del 20.

El Partido Independiente promueve una reunión de la Asamblea General para el martes próximo. Para aprobar un texto alternativo antes del 31 de julio se necesita la mayoría simple de presentes de la Asamblea General, integrada por 130 miembros

Los electores deberán tener presente que los alcances de la reforma constitucional sobre la que arbitrarán son por lo menos difusos, y sus propios impulsores discrepan acerca de asuntos trascendentes como, por ejemplo, si la reforma habilita la expropiación de los bienes de las empresas a las que ya se les concedió servicios de agua potable.

Si la reforma es aprobada habrá que esperar para ver cómo se las arregla el próximo gobierno para no espantar a los inversores sin traicionar el espíritu de la iniciativa que apoyaron, entre otros, los candidatos presidenciales Tabaré Vázquez y Jorge Larrañaga.