Se agrava la situación de Salto Grande

Con Salto Grande en un nivel extremadamente bajo de generación y con la cantidad de agua del embalse acercándose a niveles críticos, el gobierno acelera gestiones para conseguir energía eléctrica en el exterior ya que el parque generador térmico, integrado por las centrales que funcionan en base a derivados del petróleo, ya funciona a pleno.

El tema fue analizado ayer en la residencia de Suárez por el presidente Jorge Batlle y los ministros de Industria, José Villar y de Economía, Isaac Alfie. Villar, el presidente de UTE, Ricardo Scaglia, y el director de Energía, Alvaro Bermudez, y gerentes de la empresa eléctrica, viajaron ayer a Brasil para reunirse con la secretaria de Energía de ese país, Vilma Rousseff, y con representantes de Eletrobrás para pedirles una entrega de energía complementaria de los 70 megavatios que ya llegan por Rivera, la cual debería ingresar a Uruguay vía argentina. Esa energía podría ser la que Brasil mande a Argentina y que este país no utilice.

También se solicitará que los megavatios que pasan por la estación conversora de Rivera sigan llegando una vez vencido el plazo de un mes y medio originalmente establecido para la operación, dijo Villar a El País poco antes de partir a Brasil.

CRISIS. El ministro dijo que la situación en la represa salteña es «horrible» y reconoció que «tiene que llover mucho» para que se revierta la situación.

«El domingo fui al campo y si llueve 40 milímetros en poco rato no queda nada de agua en el suelo», sostuvo. Señaló que se están barajando otras alternativas aparte de ésta que se discutirán con las autoridades brasileñas, pero no quiso dar más detalles. En el río Negro la situación no es tan grave y está controlada por el próximo mes y medio.

La falta de lluvias está llevando a que Salto Grande —que llega a abastecer en promedio el 60% de la demanda uruguaya y en ocasiones el 100%— esté funcionando durante buena parte del día con solamente dos de las 14 turbinas con que cuenta. En las primeras horas de la noche, cuando se produce un pico en la demanda, se ponen en marcha 5 o 6 más, según las necesidades.

El embalse de la represa está en 30,7 metros, cuatro y medio por debajo de lo normal, lo que apareja que cada día que pase si no se registran lluvias abundantes, caerá aún más la producción energética en la obra binacional.

Fernando Val, gerente de Salto Grande, informó a El País que la represa está produciendo menos del 10% de lo normal, situación que no se generaba «desde hace unos cuantos años».

«No se espera nada importante en precipitaciones. Estamos con un estiaje atrasado. En noviembre y diciembre hubo mucha agua pero desde la mitad de enero no llovió más y se está generando mucho menos de lo normal, aproximadamente lo que produce la sexta unidad de la Central Batlle, algo más de 100 megavatios», explicó.

El convenio binacional que regula el funcionamiento de la instalación establece que si el embalse llegase por debajo de los 25 metros, el agua debería utilizarse solamente para satisfacer las necesidades de las ciudades de Salto y Concordia, recordó Val.

La producción de la represa en este momento se está repartiendo estrictamente por mitades entre Uruguay y Argentina, aseguró.

REACCION ARGENTINA. Por otra parte, la Secretaría de Energía de Argentina dijo ayer no tener responsabilidad en «la calidad y cantidad» de las exportaciones de electricidad a Uruguay. A mediados de marzo tres de los cuatro contratos de venta de electricidad argentina a Uruguay fueron suspendidos aunque luego gestiones realizadas por UTE y el gobierno permitieron recuperar aproximadamente un tercio del suministro que había sido cortado.

«La responsabilidad sobre la calidad y cantidad de las máquinas generadoras de electricidad exportable a Uruguay es exclusiva de las partes que firmaron el contrato de suministro vigente y ajena a esta cartera y a la entidad que administra el sistema eléctrico argentino (Cammesa)», indicó un comunicado de la secretaría.

El comunicado explica que la comercializadora Cemsa, que tenía un acuerdo con UTE, intentó sustituir las unidades contratadas en la central Guemes (que habían sufrido desperfectos) por otras que estaban atendiendo la demanda argentina, lo que fue evaluado como inconveniente por las autoridades, que entiendieron que «la situación de crisis exige la mayor prudencia».

Luego «la sustitución de las máquinas defectuosas por otras en condiciones de operar adecuadamente a ser afectadas al contrato entre Cemsa y UTE ha sido definida por la Secretaría de Energía en la medida que no signifiquen restricciones adicionales a la demana nacional», asegura el comunicado.

Pronostico

PRECIPITACIONES

Mañana se desplazará sobre el territorio uruguayo un frente fío y se prevé que se verifiquen precipitaciones y tormentas dispersas que en suroeste y litoral oeste las que pueden comenzar hoy mismo.

DOMINGO

También para el domingo se aguarda nubosidad y ocasionales tormentas. El viernes puede haber chaparrones en el sur y en el este.

RESERVAS

UTE debe, en la medida de lo posible, ahorrar agua para satisfacer la demanda pico que se producirá seguramente en invierno.

SEQUIA

Por ese motivo, requiere que llueva mucho en la cuenca del río Uruguay aunque también en el río Negro el agua es insuficiente y esto afecta a las represas Gabriel Terra, Baygorria y Palmar.

Chile reitera protesta por restricciones argentinas

El gobierno de Chile reiteró su molestia por el recorte a las exportaciones argentinas de gas natural al país trasandino y su ministro de Interior, José Miguel Insulza, advirtió que «los acuerdos internacionales se basan en la buena fe que significa que cada país hace el máximo esfuerzo por cumplir el acuerdo de manera integral y con lo que no estamos satisfechos es con que no se haya hecho el máximo esfuerzo».

Por su parte, el presidente Ricardo Lagos había dicho el sábado que la relación con Argentina «se trizó un poco».

El gobierno argentino redujo desde el pasado 1º de abril en 2,3 millones de metros cúbicos diarios sus exportaciones a Chile, cuya generación eléctrica depende en 25,1% de ese combustible.

Las autoridades chilenas aseguran que no habrá desabastecimiento de electricidad pero admiten una probable alza de tarifas- de 2 a 3%- si las generadoras térmicas deben cambiar el gas por combustibles más caros, como carbón o derivados del petróleo.

El gobierno chileno se ha quejado de que la información de la crisis de Argentina la ha conocido más por la prensa que de voceros del gobierno del presidente Néstor Kirchner, lo que le ha impedido trazar planes de contingencia más precisos.

Argentina, de todas formas, está en camino a resolver una de las partes de su problema energético con el compromiso del gobierno de Venezuela de venderle cinco millones de barriles de fuel-oil y gas-oil para generación eléctrica y calefacción durante el invierno.

El suministro se enmarcará dentro del acuerdo que Argentina y Venezuela suscribieron y que contempla el pago de combustible con productos agroalimentarios.

El ministro de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez, puntualizó que inmediatamente después de que se selle el acuerdo y se ultimen los detalles, se podrá enviar el primer envío de fuel-oil a Argentina.