Se avecina conflicto en PLUNA

El gran despegue de PLUNA, que volvió a ser privatizada, podría encontrar algunas turbulencias, pues se avizora un conflicto entre la empresa y sus trabajadores de a bordo. La Unión de Tripulantes de Auxiliares de Cabina de la empresa estudia aplicar una serie de medidas de lucha si no cambian las actuales condiciones en las que desempeñan sus tareas.
Una de las medidas será la presentación de denuncias judiciales por el exceso de horas que demanda una jornada laboral y por no contar con los insumos necesarios para trabajar, informaron fuentes del gremio a El Observador.

Los informantes coincidieron en manifestar que la carga de horas en la jornada laboral “es demasiado excesiva”. En ese sentido, explicaron que antes el máximo de horas para volar era de 13 y que en la actualidad llega a 18 horas, lo que hace que los trabajadores se sientan “explotados”.

Además, los auxiliares de cabina, que integran el gremio formado en 2006 y llegan a más de 100 funcionarios, reclaman tener su vestimenta en mejores condiciones y útiles para desempeñar sus tareas. “Estamos con los pantalones rotos, con el cuello de las camisas destruidos. Pedimos que nos brinden uniformes nuevos y nos responden que no hay”, dijeron las fuentes.

Sin embargo, señalaron que la verdad es otra. “Cada día los vuelos de PLUNA van colmados de gente y eso significa que plata hay, pero mal distribuida; así que exigimos que se atiendan nuestros reclamos”, indicó otra fuente sindical.

Los informantes dijeron que en poco tiempo “se presentará una denuncia judicial” contra la empresa y se informó que de no encontrarse soluciones “analizaremos aplicar medidas aún “más drásticas”.


Respuesta. Por su parte, el presidente de PLUNA ente, Carlos Bouzas, dijo a El Observador que “por el momento” los auxiliares de cabina no han informado al Directorio sobre su situación.

Sobre la carga horaria del personal de cabina, el jerarca explicó que está regulada por la autoridad aeronáutica, “lo que hace que se respete el horario de trabajo para que los funcionarios puedan descansar”.

En tanto, el ministro de Transporte, Víctor Rossi, dijo que la reivindicación de los trabajadores es “lícita”, aunque destacó que lo más importante es que la aerolínea de bandera nacional “tenga futuro”.