Se conoció la reglamentación de la Reforma Tributaria

 

Las rentas comprendidas son los rendimientos de capital, los incrementos patrimoniales, las rentas del trabajo -es decir los ingresos producidos por trabajo- y las imputaciones establecidas legalmente. La liquidación del impuesto se hará anualmente, excepto el primer período de seis meses, del 1º de julio al 31 de diciembre de este año, que será semestral.

Dentro de las rentas de capital se encuentran: el rendimiento de capital inmobiliario (alquileres) y los rendimientos de capital mobiliario (todos los ingresos en dinero o en especie de toda colocación de capital o crédito). Se excluye a los seguros de vida.

Las rentas de trabajo que van a estar gravadas por el impuesto son las obtenidas por la prestación de servicios profesionales dentro o fuera de la relación de dependencia, las correspondientes a subsidios de inactividad compensada con algunas excepciones, las jubilaciones, pensiones y las prestaciones de pasividad de similar naturaleza. Se establece que se suman todos los ingresos para determinar el monto imponible. Es decir que si la persona tiene dos trabajos, hay que sumarlos para conocer el monto imponible.

En cuanto a los ingresos por trabajo, hay un mínimo no imponible general de 60 Bases de Prestaciones y Contribuciones, que son algo más de 96.000 pesos año; unos 8.000 pesos por mes.

Hasta 8.000 pesos por mes no se paga nada. Luego se paga una tasa progresional. Por ejemplo, en un sueldo de 12.000 pesos, no se paga por los primeros 8.000 y sí por los 4.000 restantes.

También se establecen deducciones por asistencia médica a los hijos menores, por los aportes jubilatorios, los aportes a la ex Disse y lo que los profesionales universitarios destinan al Fondo de Solidaridad.