Se crispa la relación entre los empresarios y el Pit-Cnt

EN PLENO enero, la canícula del capital y el trabajo trepó a sus máximos niveles.
Las diferencias entre las cámaras empresariales y el Pit-Cnt resonaron fuerte, ayer a la tarde, luego del cónclave empresarial que se reunió por la mañana para analizar la actual coyuntura laboral del país y en especial la Ley de Negociación Colectiva.
Participantes de la reunión dijeron a Últimas Noticias que para mediados de febrero se presentará un reclamo ante la OIT para denunciar cómo las ocupaciones afectan el derecho de la propiedad privada.
Por otra parte, la voz del Pit-Cnt no se hizo esperar. Milton Castellano lanzó un desafío a los empresarios para debatir públicamente las ventajas y desventajas que presenta la Ley de Negociación Colectiva.
Unas 16 cámaras empresariales se reunieron en la sede de la CIU para adoptar una postura común ante la política laboral del gobierno. La reunión dio comienzo pasadas las 9:30 de la mañana y se extendió por una hora y diez minutos, hasta las 10:45. Tomaron parte de la misma la Cámara de Industrias, Cámara de Comercio, Cooperativas Agrarias Federadas, Cámara de la Construcción, Federación Rural, Asociación Rural, Intergremial de Transporte de Carga, Cámara Mercantil, Andebu, Cámara Nacional de la Alimentación, Cámara de Empresas de Servicios, Centro de Navegación, Cámara de la Industria Pesquera, Anmype, Liga de la Construcción y Asociación de Promotores Privados de la Construcción.
El encuentro comenzó con una exposición del presidente de la CIU, Diego Balestra, quien realizó un pormenorizado análisis de la actual coyuntura a nivel de legislación laboral. La postura de impugnar ante la OIT las ocupaciones fue unánime. Ello sucederá a mediados de mes y quedó definido que será en forma directa a través de la Organización Nacional de Empleadores (OIE), de la cual la CIU y la Cámara de Comercio son miembros, dijo a Ultimas Noticias, el vocero del encuentro, Diego Balestra, el número uno de los industriales.
Balestra recordó que cuando Ana Lía Piñeyrúa fue ministra de Trabajo, se negoció una nueva ley de negociación colectiva pero no hubo consenso. Balestra reconoció que esta vez tampoco hay consenso y por ello, asegura, «la ley no tiene sustento». El empresario rechazó la idea de negociar en el Parlamento, como lo propone el ministro Eduardo Bonomi, porque «no hay voluntad de cambiar un punto ni una coma de lo que envía el Ejecutivo». «Me parece importante que haya diálogo, pero hay que tener cuidado con los planteos grandilocuentes que se hacen para la tribuna», porque ya se han buscado instancias de diálogo que han fallado. «Una nueva posibilidad de diálogo debe tener garantías y fundamentos», dijo. Los artículos que rechaza el empresariado son del 21 al 24. El 21 refiere a la ocupación de los lugares de trabajo. El 22 sostiene que la ocupación total o parcial de una empresa no suspende ni interrumpe las instancias de negociación. El 23 faculta al Ejecutivo al desalojo de la ocupación mediante la fuerza pública. El 24 señala que la notificación de la intimación administrativa se realizará en la persona de la organización representativa.

DESDE EL PIT-CNT

A todo esto, la central sindical se declaró en «alerta» ante la actitud empresarial. «Los empresarios tienen todo el derecho de presentar cuantas quejas quieran ante la OIT», dijo a Ultimas Noticias, Milton Castellanos, integrante del secretariado Ejecutivo del Pit Cnt. Castellanos aseguró que tal acción responde a una «época nostálgica, cuando en la década del noventa no había negociación colectiva y ellos (los empresarios) hacían y deshacían a su antojo, con la complicidad de los gobiernos de turno». «En ese momento no escuché a ningún empresario elevar quejas ante la OIT», sentenció Castellanos. A juicio del sindicalista, el anuncio de los empresarios es «una señal de política preelectoral» y ello se expresa «contra la política laboral y el país productivo que impulsa el gobierno». Castellanos lanzó un desafío: «Por qué no debatimos con los empresarios, en forma pública, ante la sociedad».