Se desplomaron las bolsas del mundo por efecto China

El índice de la bolsa de Shanghai se replegó un 8,84% a 2.771,79 puntos, hecho sin precedente en una sola sesión desde que China adoptó a fines de 1996 un margen de seguridad que impide una evolución superior al 10% en el comportamiento del indicador general.

Más de 800 empresas terminaron con un retroceso superior a ese límite de 10%: los sectores de la banca, automóvil y acero fueron los más afectados.

En China los inversores mostraron una actitud de prudencia por las intenciones de las autoridades chinas de reforzar los controles sobre el mercado bursátil.

Las autoridades anunciaron la creación de una comisión especial, que estará integrada por representantes de la autoridad de control bursátil nacional, el Banco Central, el ministerio de Comercio y la policía, con el objetivo de filtrar la procedencia de los fondos invertidos en bolsa a fin de detectar los fraudes, luchar contra los delitos de uso de información privilegiada y reforzar la vigilancia general del mercado. Los inversores extranjeros se quejan con frecuencia sobre la opacidad del mercado bursátil, que registra desde hace dos años un «boom» sin precedentes.

Ese esfuerzo de las autoridades chinas coincide con el temor de un estallido de la burbuja bursátil, que podría arruinar a millones de pequeños ahorristas.

En 2006, la bolsa de Shanghai registró un alza de 130%, debido a un auténtico frenesí de compras después de varios años de austeridad, período durante el cual los inversores tuvieron una actitud de reserva frente a las empresas que presentaban cierta opacidad en sus cuentas. Esa euforia se nutrió igualmente del fuerte crecimiento económico del país.

La mayoría de los mercados asiáticos resultaron afectados por el repliegue de Shanghai, que refleja no sólo las tensiones propias a la burbuja bursátil china, sino también los temores de una recesión en Estados Unidos y las tensiones políticas en torno a Irán y Afganistán.

Tokio cerró en baja de 0,52% al igual que las otras plazas de la región: Kuala Lumpur -2,81%, Manila -1,44%, Singapur -2,29% y Bangkok -0,69%.

El repliegue fue también importante en Europa, donde la mayoría de las plazas financieras cerraron con pérdidas superiores al 2%.

La bolsa de París perdió un 3,02%, seguida por la de Madrid, que bajó un 3,01%. En esta última, el índice Latibex, que reúne 38 valores latinoamericanos cotizados en euros, cayó un 5,05%. Milán perdió el 2,88%, Francfort el 2,96% y Londres el 2,31%.

EE.UU. La Bolsa de Nueva York registró su mayor caída en puntos desde septiembre de 2001 perdiendo todas las ganancias acumuladas en el año, con el índice Dow Jones disminuyendo más de 400 puntos (-3,29%) hasta los 12.216,24 puntos, afectada por el hundimiento de Shanghai y una creciente inquietud sobre la salud de la economía. Medida en términos porcentuales, esta caída es la mayor desde marzo de 2003.

El mercado tecnológico Nasdaq retrocedió un 3,86% hasta los 2.407,87 enteros.

En tanto, el S&P 500 cayó un 3,47% a 1.399,04 unidades.

A la baja de las bolsas chinas se sumó el atentado contra una base militar en Afganistán en la que se encontraba el vicepresidente de EE.UU., Dick Cheney, y decepcionantes cifras de órdenes de fabricación de bienes duraderos.

REGIÓN. Las plazas latinoamericanas experimentaron pérdidas aún mayores. El Bovespa de San Pablo tuvo un desplome de 6,55% al culminar en los 43.145,33 puntos. Por su parte, el Merval de Buenos Aires sufrió aún más dado que la caída fue de 7,49% y cerró la sesión en los 2.052,78 enteros.